Toledo, como Alperovich, pidió consenso para encarar la crisis.

El intendente de la “Ciudad Jardín” realizó un balance de su gestión durante 2008. En un repleto recinto de sesiones, el jefe del municipio destacó la obra pública realizada. Ausencia de dos ediles.
Se sentó y acomodó las 47 hojas de su discurso. Además de los ediles (sólo faltaron dos, José Domián y Lucas Carrizo, que adujeron motivos personales), un grupo de cerca de 50 personas saturaron el pequeño recinto de sesiones del Concejo Deliberante de Yerba Buena. A las 19.10 de ayer, los termómetros superaban el rojo y el acondicionador de aire apenas si justificaba su nombre. Quizá por esto, el intendente de la “Ciudad Jardín”, Daniel Toledo, decidió no apegarse al texto y sintetizar lo actuado por el Ejecutivo municipal durante el año pasado. Su tono fue de menor a mayor, envalentonándose por los aplausos, que calentaron aún más el clima.

Lo más celebrado por el público fue el anuncio de que, durante 2009, la prioridad del municipio será la ampliación del colector cloacal. “Invertimos en cloacas $ 28 millones que no le costarán ni un centavo al vecino”, afirmó.

El balance de Salud, enorgulleció a Toledo: “somos el único municipio que logró la concreción de un mamógrafo, y contamos con un radiógrafo de última generación, que ayuda al médico a llegar rápido a un diagnóstico”.

El intendente destacó acciones, sobre todo en cuanto a la implementación de la tecnología en el municipio: “instalaremos nueve cíber sociales. Habrá un empleado municipal, cinco computadoras, cuatro impresoras y cámaras de foto. Recibirán a todas las escuelas de Yerba Buena”. Adelantó que se digitalizará el archivo municipal. Según dijo, se podrá acceder al historial de trámites que se haya realizado.

Sobre seguridad vial, un tema que se volvió sensible en los últimos tiempos, dijo que se trabaja en un convenio con las Universidades nacionales de La Plata y de Tucumán, para concientizar a los vecinos sobre las precauciones.

Toledo imitó al gobernador, José Alperovich, y también pidió trabajar en la búsqueda de consenso. “Cuando haya que plantear algo, lo hagamos desde el diálogo”, dijo. Dedicó su último párrafo a agradecer de modo muy especial a los vecinos y al mandatario. “El nos ayuda porque ve que trabajamos”, afirmó.

Voces y apostillas

“Creo que el discurso se ajustó a la realidad. Es cierto que estamos en una ‘luna de miel’ con el municipio y con el intendente, pero estamos trabajando a la par de él y lo seguiremos haciendo y dejando conformes a los 90.000 habitantes”, dijo el concejal Roberto Terán Vega (Acción Provinciana).

“Como dijo el intendente, ha habido grandes logros en cuanto a obras públicas dentro del municipio en este año que ha pasado. Ojalá podamos seguir así, trabajando con el vecino, y que toda esa convivencia de las fuerzas políticas de la que se habla realmente se dé y tengamos paz entre todos”, manifestó la concejala María Victoria Cossio (Recrear).

“Tuvo algunos puntos positivos, en los que llama a la unidad; pero no es la primera vez que lo dice y no hace nada. Al contrario, él corre a la gente que quiere aportar, y si uno no piensa como él, está desterrado. Me deja un mensaje muy vacío porque trajo 200 personas que no lo dejaban hablar prácticamente; eran todos empleados municipales pagados que vienen por la presión de mantener su trabajo. Lo único que ha anunciado y es alentador es la instalación de cloacas en la zona norte. Después no anunció nada”, dijo el opositor José Marrades.

Fuera del recinto se apostaron cerca de 200 personas que siguieron con atención el discurso del intendente de Yerba Buena, Daniel Toledo. Aplaudieron los anuncios de obras que escucharon por los altoparlantes, que luego pasaron música.

Comentá la nota