"Todos tendrán un lugar en la escuela secundaria"

El director de Infraestructura Escolar del Ministerio de Educación provincial, Alejandro De Stéfano, salió ayer al cruce de la críticas de la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafé), desde donde se aludió al riesgo de "hacinamiento y superpoblación" en los establecimientos donde próximamente convivirán alumnos de primaria y secundaria. El funcionario sostuvo que el tema "no está tomado a la ligera" y lo ejemplificó con la puesta en marcha de "un proyecto pedagógico destinado a unir esfuerzos" entre ambos niveles de enseñanza. Así, remarcó que, pese al aumento de la matrícula en el secundario "todos tendrán lugar".
El delegado rosarino del gremio que agrupa a los docentes provinciales, Gustavo Terés, había afirmado que la universalización de la escolaridad media está mostrando hasta ahora "la misma lógica" que caracterizó a la anterior ley federal de educación, cuando se implementaron el 8º y 9º años de la EGB.

Terés también alertó que la reforma educativa en toda Santa Fe viene dándose de manera "precaria e improvisada" y que generará "hacinamiento y superpoblación en las escuelas".

De Stéfano, por su parte, consideró clave aclarar que "el ministerio anunció 186 escuelas nuevas, que en realidad se están creando dentro de las instituciones ya existentes para alojar a las secundarias y no construyendo por separado".

"Encaramos un proceso de construcción de aulas en 56 escuelas de toda la provincia", explicó el funcionario a LaCapital, al tiempo que ratificó que "la idea es que en marzo próximo estén terminadas".

Según los datos aportados por la cartera educativa, el objetivo es levantar 93 aulas sobre edificios existentes en todo el territorio santafesino, con una inversión estimada en 30 millones de pesos.

En la Región VI se encararon 13 obras (nueve en Rosario, tres en Villa Gobernador Gálvez y una en Fray Luis Beltrán) para las secundarias, con una inversión calculada en casi 8 millones de pesos.

De Stéfano destacó que, además de la edificación de las nuevas aulas, el ministerio "ya estudió las necesidades del edificio existente al momento de alojar la secundaria, como ingresos y salidas de emergencia, núcleos sanitarios, galerías o patios, trabajando en cada caso en particular".

"El criterio utilizado fue el de tomar cada escuela por separado y evaluar las deficiencias estructurales y lo que hace falta para albergar a dos instituciones en vez de una. También la elaboración de un plan director por cada edificio, teniendo en cuenta sus posibilidades de crecimiento edilicio", prosiguió.

Tras replicar a Amsafé con que "el tema no está tomado a la ligera", De Stéfano hizo hincapié en el trabajo encarado por el ministerio, incluso junto a la Secretaría de Derechos Humanos provincial, consistente en "un proyecto pedagógico destinado a unir esfuerzos entre primaria y secundaria".

Conflictos. Al respecto, Terés había asegurado que "la necesidad de tener esos nuevos espacios" educativos causó "conflictos".

Si bien admitió la posibilidad de no llegar a marzo "con la obra finalizada en su totalidad, no así las aulas porque son la prioridad", De Stéfano habló de un reacomodamiento de alumnos que "no superaría los 15 días" de demora. Y al recordar las colas de padres en busca de un banco para sus hijos e incluso las protestas de los estudiantes, registradas a fines de 2008, sentenció: "Todos tendrán lugar".

Prioridad

Luego de que el gremio Amsafé Rosario saliera a pedir públicamente paritarias "sin techo", desde el Ministerio de Educación provincial deslizaron que en febrero próximo, y una vez que la ministra Elida Rasino regrese de sus vacaciones, la mesa de discusión con el gremio será "una prioridad" en la actividad de la cartera santafesina.

Comentá la nota