Todos quieren que la comisión se apure

El radical Alfonsín y el kirchnerista Landau reclamaron rapidez de la comisión especial que debe aconsejar a la Presidenta sobre la separación del presidente del Banco Central. En caso contrario, temen un impacto en la economía.
Oficialistas y opositores coincidieron ayer en pedir celeridad en el trámite de la comisión especial parlamentaria que a partir del martes se reunirá para emitir un "consejo" no vinculante al Gobierno sobre la remoción de Martín Redrado de la presidencia del Banco Central. El reclamo tiene que ver con la idea de que mientras más se dilate una definición, mayores son las posibilidades de que el trámite impacte negativamente en la economía.

El diputado radical y vicepresidente primero de la Cámara baja, Ricardo Alfonsín, consideró que la cuestión debe finiquitarse en el Congreso a la mayor brevedad. "Tenemos que resolver esta situación porque nos impacta negativamente –señaló el diputado–.

Yo trataría de hacerlo en el menor tiempo posible."

Alfonsín también lamentó que la discusión no se hubiera realizado antes en el Parlamento para poder "encontrar entre todos una solución". En ese sentido, el radical enfatizó que "la responsabilidad de todas estas cosas la tiene el Gobierno porque debió haber hecho antes lo que hizo ahora", en referencia a la constitución de la comisión que debe evaluar el caso.

En tanto, el diputado kirchnerista Jorge Landau afirmó que esta Comisión Bicameral "no debe chicanear" para tratar de estirar más de lo debido el debate, recordando además que su dictamen no es vinculante.

De acuerdo con lo que marca la Carta Orgánica del Banco Central, la comisión especial que debe aconsejar a la presidenta Cristina Kirchner quedó compuesta por el vicepresidente y titular del Senado, Julio Cobos, y el presidente de la Comisión de Presupuesto, Gustavo Marconato (Frente para la Victoria), y el presidente de la Comisión de Finanzas de Diputados, Alfonso Prat Gay (Coalición Cívica). También deberían conformarla los presidentes de las mismas comisiones del Senado, pero sus integrantes todavía no fueron designados. Con estos tres miembros, entonces, la comisión comenzará a sesionar el martes a las 10, tal como dispuso Cobos el viernes luego de que así se lo pidiera en una carta la Presidenta.

Según se preocupó de informar el propio Cobos, el reglamento de la comisión establece que sus actuaciones serán "de carácter reservado", por lo que seguramente trabajará a puertas cerradas cuando convoque a declarar a quien considere necesario, por ejemplo, al propio Redrado. Además, en caso de empate entre sus miembros –como seguramente ocurrirá dado que hay un oficialista y un opositor–, el desempate quedará en manos de Cobos. "Debemos tomarnos el tiempo necesario", advirtió Prat Gay consultado sobre los plazos que manejaba la comisión.

Con todo, el principal contratiempo que se presentaba para este caso, que era la continuidad de Redrado en el Central luego de que fuera despedido por un decreto de la Presidenta, habría quedado saldado con el fallo del viernes en la Cámara en lo Contencioso Administrativo. Sin embargo, Redrado y sus abogados no piensan lo mismo y ayer el tema generó nuevas repercusiones.

Obviamente, según el kirchnerista Landau no hay lugar para dudas. "Al quitar del medio la medida cautelar, que era el único sostén que Martín Redrado tenía, no existe elemento para impedir el cumplimiento del DNU que oportunamente dictara la Presidenta, esto es, su desplazamiento", expresó el diputado en declaraciones radiales. "Redrado se encuentra fuera del Banco Central", insistió.

Ricardo Alfonsín no fue muy concluyente al respecto, pero admitió que existen sectores de la oposición que consideran que el ex Golden Boy "debe esperar en su domicilio" la resolución de la comisión parlamentaria. Por último, Patricia Bullrich de la Coalición Cívica expresó que el fallo sobre la permanencia del titular del BCRA "da para varias lecturas, puede leerse como que (Redrado) puede llegar a ir o no" a la entidad, sostuvo, también ambigua.

Comentá la nota