Todos los productos navideños registraron aumentos del 30%

Fiambres, bebidas y panificados subieron de precio esta semana. Por la escasez de elaboración, las frutas de carozo tienen alzas del 100% y podrían seguir creciendo hasta que llegue Navidad.
Sánguches "de oro", garrapiñadas "de perlas auténticas" y champán "hecho para los dioses del Olimpo" parece ser una característica de los productos navideños 2009, con vistas a los precios que tienen a tan sólo siete días de Nochebuena.

No hay economista superespecializado ni verdulero minorista de la esquina de casa que no coincida con el panorama: los productos tradicionales de una mesa familiar para pasar estas fiestas subieron alrededor del 30%.

Sin embargo, los consumidores no están dispuestos a restringirse en sus compras; por el contrario, la mayoría opina que "es la única vez" en el año que se da un gusto.

Ante el ya conocido aumento de la carne, que arrastró al cerdo, al chivo y al pollo, los fiambres no se quedaron atrás. Sobre todo, aquellos derivados de la carne vacuna como la mortadela, el matambre o el salame. Esta semana aumentaron 10% y los fiambreros especulan que podría subir otro punto la semana del 24.

La "buena" noticia es que todos los negocios ofrecen ofertas de jamón cocido y queso de primera calidad más el pan de miga para 100 sanguchitos desde $45.

Si de beber hablamos, la sidra de manzana, los espumantes y el champán también subieron respecto del año pasado 28%. Las razones son obvias. Por la inflación de arrastre, las fiestas de fin de año constituyen el momento de mayor demanda "y muchos quieren ganarse el año en esta época", explicó Juan Carlos Nieto, gerente del Centro de Almaceneros de Mendoza.

A la par de las bebidas,la fruta enlatada, las garrapiñadas, los turrones y los panes dulces también subieron para cerrar el año 25%, según el mismo cálculo de Nieto.

Pero estos aumentos de precios en los productos de la mesa navideña tienen más bien un origen especulativo que real.

José Vargas, de la consultora Evaluecon, explicó que "los alimentos y bebidas se encarecen desde hace tres años, pero suben más en este período. Ahora, el aumento de la carne no tiene ninguna relación con las fiestas, sino que está causado por otros problemas adicionales".

"En el caso de las verduras ha sido igual, los productores vienen de tener muy malas cosechas", indicó.

"Sin embargo –prosiguió Vargas–, la expectativa de la gente sobre las fiestas de fin de año comenzó un mes atrás y muchos están dispuestos a destinar una buena parte de sus ingresos a estas fiestas. Hicimos una encuesta hace poco para intentar sacar un promedio de cuánto puede gastar una familia en la comida y había gente que pensaba gastar $2.000 en la mesa navideña".

Según Vargas, esto sucede porque "la gente cuenta con el aguinaldo y sabe que pronto tendrá el próximo sueldo".

Comentá la nota