Todos juntos en busca de más cargos

Todos juntos en busca de más cargos
La oposición apunta a dejar en minoría al oficialismo. También acordó arrebatarle la vicepresidencia primera de la Cámara. Cortocircuito entre el radicalismo y la Coalición Cívica a raíz de un proyecto impulsado por el kirchnerismo.
Todo el arco opositor selló ayer un acuerdo para quedarse con el 60 por ciento de las presidencias y los demás cargos de todas las comisiones legislativas y también para arrebatarle al oficialismo la vicepresidencia primera de la Cámara de Diputados tras el recambio parlamentario del 10 de diciembre. El radicalismo, la Coalición Cívica, el macrismo, el peronismo disidente, el socialismo, Proyecto Sur, Solidaridad e Igualdad y Diálogo por Buenos Aires cuentan con el "respaldo de 139 diputados" y afirman que "no habrá ninguna concesión al oficialismo". Hoy realizarán una nueva reunión para delinear el trazo fino del pacto.

Pocos minutos después de que se cayera la sesión de ayer por falta de quórum, representantes de casi todas las bancadas opositoras volvieron a verse las caras en una mesa de negociación en uno de los salones del bloque de la UCR en la Cámara baja. El objetivo era sellar el acuerdo opositor para disputarle al oficialismo las presidencias de todas las comisiones legislativas.

Allí se acordó reclamar el 60 por ciento de las presidencias y la composición de "todas" las comisiones, distribuidas por sistema D’Hont de acuerdo con el número de diputados de cada bloque. También convinieron dejar en manos del oficialismo la Cámara de Diputados en tanto y en cuanto acepte el reparto de las vicepresidencias del cuerpo entre las principales bancadas de la oposición: la primera para la UCR, la segunda para el PJ anti K y la tercera para la CC.

Hoy habrá otra ronda de consultas a partir de las cinco de la tarde y en el mismo lugar, aunque ya para terminar de resolver el trazo fino del acuerdo. "Estamos analizando no sólo los nombres de quienes se proponen para cada una de las comisiones, sino también su perfil. Queremos que las comisiones funcionen normalmente después del 10 de diciembre", dijo a Página/12 Rubén Lanceta.

El negociador por la CC, el electo diputado Horacio Piemonte, también confirmó a este diario que hoy analizarán cómo llevar adelante la negociación con el oficialismo y evaluar las dificultades que podrían encontrarse en el camino. "Queremos discutir cómo seguiremos y la forma de hacer público el acuerdo. Pero hay una decisión unánime de hacer ninguna concesión al oficialismo", sentenció el bonaerense.

La referencia fue para cerrarle el camino a la intención del kirchnerismo de negociar y hacer algunas concesiones para mantener la presidencia y la mayoría en la composición de las comisiones que considera "estratégicas para la gobernabilidad". Una lista que incluye las comisiones de Presupuesto, Relaciones Exteriores y Defensa, entre otras.

El cónclave y el acuerdo opositor desplazaron a un segundo plano algunos cortocircuitos entre radicales y cívicos, socios en el Acuerdo Cívico y Social. El primero surgió a la hora de impulsar la prórroga de las sesiones ordinarias más allá del 10 de diciembre, ya con la nueva conformación legislativa y con el oficialismo en minoría. La UCR bajó sus expectativas sobre la iniciativa, mientras desde la CC siguen alimentando la decisión de dar pelea.

"Todas las sesiones deben ser autorizadas por el presidente de la Cámara. No creo que ahora nos den la sesión", argumentaron ante Página/12 varios diputados del radicalismo. Así desecharon la posibilidad de alcanzar el objetivo de juntar el 10 –el último día de la prórroga de sesiones ordinarias dispuesta por el Ejecutivo– a los nuevos diputados en el recinto para tratar de estirar ese plazo hasta fines de febrero.

La CC todavía alienta la posibilidad en medio de duros cuestionamientos a sus socios en el ACyS por respaldar ayer el proyecto K de creación de un impuesto para promover el deporte de alto rendimiento y hasta deslizaron la sospecha de "acuerdos secretos" entre radicales y el oficialismo.

Los diputados del radicalismo dijeron a sus socios que darían quórum para sesionar porque querían aprobar la incorporación a la Cámara de Sergio Pintos, en reemplazo de la cobista Laura Montero, que hoy jura como senadora. Pero la mayoría de los radicales se quedaron y votaron en general a favor de la iniciativa. "La mayoría manifestó su decisión de acompañar el proyecto", se justificó Silvana Giúdici, quien fue la encargada de argumentar la postura radical en el recinto.

Las cívicas Elsa "Tata" Quiroz y Elisa Carca cuestionaron duramente al jefe de la bancada radical, Oscar Aguad, por la decisión. Y la sospecha de "acuerdos secretos" entre sus socios y el bloque oficialista comenzó a sobrevolar entre los seguidores de Elisa Carrió. Sin embargo, pocos minutos después volvieron a verse las caras en el cónclave opositor y la decisión de sellar el acuerdo volvió a relegar las diferencias entre diputados de ambos bloques.

Comentá la nota