Todos se guardaron algo para el día del cierre de las listas

Una vez más, la Justicia Electoral tuvo que esperar hasta la medianoche para recibir todas las listas que los partidos y alianzas anotaron para las elecciones legislativas del 28 de junio. Y los cordobeses tuvieron que aguardar a que expirara el sábado para ver develadas las sorpresas que las formaciones políticas se guardaron hasta el final.
En la sede de los Tribunales Federales de esta ciudad, los apoderados, abogados y representantes de las distintas fuerzas completaron el trámite de presentación de candidatos ante un escritorio dispuesto en el segundo piso del edificio.

Sin embargo, esta vez la jornada no estuvo marcada por esa ilógica carrera en la que todos quieren ser el último en llegar, como ocurrió en el pasado cierre de presentación de listas. Aquel 8 de setiembre de 2007, el vencimiento del plazo para presentar diputados nacionales estuvo dominado, además, por la crisis política que había desatado la elección de gobernador.

Tal vez por la falta de una polémica como aquella, la presencia de los medios fue magra esta vez. Y tal vez por eso también, las fuerzas mayoritarias no esperaron hasta último minuto para develar sus respectivos misterios, aunque sí se los guardaron hasta el último día.

El Frente Cívico fue uno de los primeros en presentarse, a las 10.30, para anotar una lista en la que no hubo sobresaltos, pese a las arduas negociaciones que mantuvo Luis Juez en las últimas semanas para su armado. Tal vez esta falta de sorpresas fue la novedad.

Cerca de las 15, los enviados de la alianza Unión por Córdoba, conformada por 17 partidos, llegaron para develar cuántas boletas tendrán en el cuarto oscuro gracias al sistema de sumatorias. Al final, serán nueve, como había adelantado este diario.

Decisiones sobre la hora. Sin embargo, fue Alianza Frente para la Victoria, integrada por ocho partidos, la formación que más sorpresas se guardó para el último día.

Primero fue la determinación de que la gremialista Carmen Nebreda vaya a la cabeza de la lista de Diputados nacionales. Después, la inclusión de la hija de Olga Riutort, María Victoria Flores, como segunda candidata a senadora. Y al final, la decisión de adoptar el polémico mecanismo de sumatoria, por el cual el oficialismo cordobés recibió críticas desde todos los flancos.

"Con una sola boleta damos ventaja a la Unión por Córdoba. Preferíamos ir con una. Incluso podríamos haber llevado ocho boletas. Pero decidimos que fueran tres", coincidieron los distintos apoderados de la alianza.

La Unión Cívica Radical también se guardó una sorpresa para el final. Ubicaron a Hipólito Faustinelli en segundo lugar de la lista de Diputados, pese a que esto desplaza a Gladys Espíndola hasta el tercer puesto y se descuida así el cupo femenino.

"Si la Justicia determina que no se cumple con el cupo, puede cambiar por oficio el orden de los nombres de la lista. Pero el tema de los cupos puede leerse de distintas formas", aseguraron desde el radicalismo.

El Movimiento de Unidad Popular fue la última de las 13 agrupaciones que presentó lista, aunque por las sumatorias serán 23 las boletas que los cordobeses se encontrarán en el cuarto oscuro.

Cayó el nuevo día y se escucharon algunas quejas, pero no venían de ningún apoderado. "Esto tendría que terminar al mediodía, no a la medianoche", comentó uno de los cansados empleados del tribunal antes de apagar las últimas luces del desolado edificio.

Comentá la nota