Todos se excusan, pero la carne aumenta sin límites

El precio de la carne sigue en aumento, mientras que los actores de la cadena se echan la culpa entre sí y el Gobierno sigue diciendo que no habrá aumentos para las fiestas, lo que no convence a los consumidores.
Los frigoríficos bajaron ayer la media res en las carnicerías porteñas a un promedio de 10,80 pesos por kilo, 1,20 pesos más que el precio del jueves último, lo que ya ubica al valor del asado al consumidor en $21.

El kilo de novillo vivo cerró ayer a 3,83 pesos en Liniers, mientras que el valor del ternero cayó 8 centavos respecto del martes último, al pasar de 4,30 a 4,22 pesos por kilo vivo.

En las carnicerías acusan a los ganaderos y éstos a la política oficial. Matarifes y frigoríficos apuntan a los carniceros. No obstante, ante las subas de hasta el 25% al consumidor, los carniceros dicen que los culpables son los productores, por las amenazas de desabastecer el mercado interno si el Gobierno cierra las exportaciones.

Pero el sector pecuario no acepta tener responsabilidad alguna y señala a las políticas agropecuarias oficiales como únicas responsables, porque "obligaron" a faenar cientos de miles de vientres en los últimos años.

En paralelo, el Gobierno apunta al Mercado de Liniers, sobre el cual mantiene las presiones para que los precios no aumenten y también controla a frigoríficos y matarifes, de quienes desconfía que distorsionan los valores.

Los matarifes y frigoríficos, muchos de constante diálogo con el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, se desentienden de las acusaciones y aseguran que son los carniceros los que agregan mucho valor a la carne para ganar más.

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, garantizó ayer que el Gobierno va a "resguardar el consumo de carne a precios accesibles".

Así, en línea con el ministro de Economía, Amado Boudou, el titular de la AFIP salió al cruce de la polémica que se desató en torno del encarecimiento de distintos cortes de cara a las fiestas de fin de año.

Por su parte, el vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías porteñas, Alberto Williams, ratificó que "no debería haberse producido una suba", porque el mercado "está muy bien abastecido".

"Tendríamos que terminar bien el año porque veníamos bien, pero el sector de la producción comenzó a decir que iba a faltar carne, y entonces vino esta suba", sostuvo el directivo responsabilizando al campo.

Destacó también que "hace rato que viene subiendo la media res y los comerciantes absorbieron todo lo que pudieron".

A su vez, Silvio Etcheum, del Sindicato de Trabajadores de la Carne, advirtió que los controles del Gobierno no han sido efectivos.

"Sabemos que la Secretaría de Comercio Interior está controlando los precios a raíz del incremento en el valor de la hacienda en pie, que provoca una suba de precios al consumidor", sostuvo el sindicalista.

Pero aclaró que "la intervención del Gobierno en este mercado, durante el último mes, no ha logrado evitar los aumentos, que llegan hasta el 25%".

Comentá la nota