"Todos estamos con el gobernador", dice Amaya

En medio de la crisis del oficialismo, el intendente afirmó que no está peleado con Alperovich y resaltó la figura del diputado Alfaro. Respecto de sus potenciales rivales políticos para los comicios de 2011, el jefe municipal dijo que están en su derecho, pero aclaró que él defenderá su propio espacio.
Dijo que no está distanciado del gobernador, José Alperovich. También resaltó la trayectoria del diputado nacional, Germán Alfaro. Insistió en que le apasiona su rol en la capital y al ser consultado acerca de si en 2011 se ve como intendente o en otro lugar, Domingo Amaya, respondió que no acostumbra a "ensillar caballo ajeno". En medio de la interna peronista que estalló en la capital, LA GACETA entrevistó ayer a Amaya en su despacho..

- Algunos sectores alperovichistas le piden que se defina si está con Alperovich o está con Alfaro. ¿Qué opina?

- Eso es una dicotomía muy grande. Sin duda, todos estamos con el gobernador Alperovich, porque él conduce este proyecto provincial. Hasta Alfaro mismo está en el proyecto de Alperovich. En la capital, no tiene que haber dudas de la lealtad que hemos tenido permanentemente en el trabajo cotidiano.

- Pero la crítica del diputado Alfaro lo ubica en un lugar antagónico al alperovichismo...

- Eso tienen que preguntarle a Alfaro. Creo que el peronismo siempre tuvo discusiones, consensos, y disensos, pero esa es cuestión que tienen que hablar con Alfaro.

- ¿Cree que hay un pacto entre el alperovichismo y el bussismo en desmedro de su gestión?

- Bajo ningún punto de vista coincido con eso.

- Eso dijo Alfaro...

- No quiero justificar lo que dijo Alfaro, para nada. Hay que ver que hubo algunas cuestiones políticas con sectores republicanos, pero acá no se ha agraviado ni se lo ha tocado al gobernador para nada. Es lo que veo. Además, por una cuestión de respeto al gobernador, cuando él me habló por teléfono le dije: "mirá José, ya vamos a conversar personalmente".

- Hay una frase que irritó al alperovichismo, porque Alfaro dijo que se hace negocio con la política. ¿Que piensa?

- Y no tiene por que irritar al alperovichismo bajo ningún punto de vista, porque este Gobierno hace política. No sé a quién le puede irritar...

- Pero ¿se hace negocio con la política?

- Bueno... hay sectores que han trabajado en forma particular. Lo hicieron por un interés individual y está claro que son los republicanos. O acaso, hay duda en ese aspecto. Realmente han trabajado por su interés individual y no colectivo. En ese aspecto ningún alperovichista debe sentirse ni siquiera rozado.

- ¿Qué opina de la aparición de posibles rivales para 2011?

- Todo ciudadano y más si es político tiene aspiraciones. Nosotros defendemos nuestro espacio, que nos costó mucho trabajo y lo hacemos con pasión. A veces, la pasión genera algunas efervescencias, pero cualquier persona que quiera ser candidata está en su derecho y de ahí que uno defienda su espacio.

- ¿Le preocupa un acuerdo entre Gerónimo Vargas Aignasse y Rolando Alfaro?

- No me preocupa para nada. Todo político tiene derecho a hacer alianzas para lograr el objetivo que se traza. Lo que me preocupa es si perdemos los objetivos que nos hemos trazado. Aquí, junto al gobernador, hemos dado pelea en el buen sentido por un montón de problemas que tenía la ciudad, y él a su vez a nivel provincial. Después llegará 2011.

- ¿Fueron inoportunas las declaraciones de Alfaro?

- Alfaro es un político de raza, es un peronista. Hizo estas declaraciones y a él le tienen que preguntar si es el tiempo o no.

- ¿Esta situación afectó su relación con Alperovich?

- No, para nada. A todos esos que se hacen películas... no estoy ni dañado, ni me voy a pelear con el gobernador. No me he peleado ayer, ni me voy a pelear hoy, ni me voy a pelear mañana. Me inicié con este proyecto y voy a continuar con este proyecto. No hay motivos para pelearme.

- Y con Alfaro ¿cómo será la relación en adelante?

- Normal. ¿Por qué tiene que haber otra relación?

- ¿Cómo se ve en 2011?

- Tengo mucha pasión por lo que hago. Me encanta ser intendente. ¿Para qué me voy a ir a otra cosa? Además, no acostumbro a ensillar caballo ajeno.

Comentá la nota