Todos contra el Barba

Los más importantes dirigentes de Quilmes han comenzado a trabajar para reemplazar, en 2011, a la que califican como una "pésima" gestión del intendente Francisco "Barba" Gutiérrez, a quien habían acompañado mayoritariamente en la última elección del Partido Justicialista local.
Gutiérrez es fuertemente cuestionado por la plana mayor del peronismo distrital que también tiene muchísima influencia en lo más empinado del poder provincial y nacional.

Quien lo dijo con todas las letras fue el diputado provincial Daniel Gurzi: "Desde hace seis meses vengo trabajando para reemplazarlo al frente de la intendencia y despegándome de una gestión que hace agua en todos los frentes".

[Francisco gutierrez intendente quilmes 9]

"Si los peronistas seguimos atados a su suerte dentro de dos años no tendremos chances de nada", agregó el legislador que en diciembre termina su mandato y asumirá como subsecretario bonaerense en la Jefatura de Gabinete.

Desde que asumió Gutiérrez tuvo más apoyos externos que internos, fundamentalmente por su siempre accidentada relación con el jefe de Gabinete de la Nación, Aníbal Fernández, quien nunca lo consideró ni propio ni peronista. Entonces, el jefe comunal tuvo que consensuar varias de sus políticas estratégicas con el resto de los dirigentes peronistas y con la oposición, fundamentalmente alineados en la Coalición Cívica que apoyaron sus primeras iniciativas.

Uno de los que en principio le dio su respaldo fue Gurzi, enemistado con Fernández por el apoyo que éste le había dado al derrotado intendente Sergio Villordo en la disputa previa por la representatividad de ese espacio político. Gutierrez se había presentado como Frente Grande, y le terminó ganando al peronismo.

Tras casi dos años de gestión, todo parece haber terminado entre el diputado provincial y el intendente. Gurzi volvió a dialogar con su antiguo conductor, Fernández, y junto con él convocaron al resto del peronismo local para debatir qué hacer hasta 2011. Entre los que están dialogando se encuentran Francisco Scarabino, senador provincial, hombre de confianza del vicegobernador Alberto Balestrini y ex intendente; Eduardo Camaño, actual ministro de Gobierno de Daniel Scioli y el propio Fernández.

De todos, quien hasta ahora mantiene su respaldo para con la gestión es Camaño, aunque nadie sabe hasta cuando. Para Gurzi, quien controla el Concejo Deliberante, "la gestión está paralizada y nosotros no podemos quedar atrapados en esa situación".

Comentá la nota