No son todos CEO: boom de perfiles sociales en el Gobierno

No son todos CEO: boom de perfiles sociales en el Gobierno

Como nunca antes, personas de larga trayectoria en el sector social se sumaron a la función pública

No es un recorrido nuevo. Ya otros como María Eugenia Vidal, Héctor "Toty" Flores, Laura Alonso, Nicolás Ducoté y María Eugenia Estenssoro se animaron a pegar el salto del sector social a la política. Pero sí llama la atención que este nuevo gobierno haya dado un lugar privilegiado en sus filas a líderes sociales o referentes del tercer sector.

Ellos tienen en sus manos el desafío de articular con todos los actores en una época de grieta política y aportar una mirada no contaminada de lo que hay que hacer para mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos.

Desde la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad de Buenos Aires, sorprende ver que Cambiemos haya dado lugar a personas que venían reclamando otras maneras de hacer las cosas. Además de tener una fuerte impronta empresarial y de ejecutivos de empresas, las nuevas filas del actual gobierno abrieron paso a un estilo diferente de dirigente, más vinculado con el territorio, con los problemas de la gente y con las tareas de control de la gestión pública.

Este último es el caso del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), del que salieron perfiles como Fernando Straface (secretario general porteño), Lucio Castro (secretario de Desarrollo Productivo de la Nación) o Cecilia Veleda (al frente del Instituto Nacional de Formación Docente).

También les abrieron las puertas a los investigadores, a los que se esfuerzan por generar y analizar los datos que duelen. Esos que muestran que todavía falta mucho por hacer. Y a partir de ellos generar políticas públicas. Allí aparecen nombres vinculados a Unicef -el programa de la Organización de las Naciones Unidas que provee ayuda humanitaria y de desarrollo a niños y madres en países en desarrollo-, como la especialista en educación Elena Duro, que hoy se desempeña como la directora del Instituto Nacional de Calidad y Equidad Educativa del Ministerio de Educación de la Nación, o la especialista en salud Zulma Ortiz, actual ministra de Salud de la provincia de Buenos Aires.

Lo que queda claro es que el Gobierno decidió sumar a aquellos que desde las organizaciones sociales venían luchando por diferentes causas. Algunos ejemplos son Gabriel Castelli, que antes dirigía Cáritas, y ahora es viceministro de Desarrollo Social (ver aparte) o Emiliano Ezcurra -fundador de Banco de Bosques- a cargo de Parques Nacionales.

¿Cuál es su valor agregado? Son los que saben de los temas, los que piden a gritos estadísticas creíbles para poder hacer diagnósticos, los que se arremangaron en las trincheras, los que tienen información de primera mano al estar en contacto con los grupos vulnerables, los que saben trabajar en la adversidad y con poco financiamiento, los que están acostumbrados a trabajar en equipo y los que tienen propuestas sobre qué hace falta mejorar. En definitiva, son los que buscan darle escala a un compromiso social que ya tenían.

Salir del lugar de comodidad

Un nombramiento muy celebrado fue el de Fabiana Túñez, una de las fundadoras de La Casa del Encuentro, al frente del Consejo Nacional de las Mujeres.

"Yo venía de una larga militancia social en la temática de los derechos de las mujeres y cuando me llegó el ofrecimiento en un principio me generó dudas. Porque era salir de un lugar de comodidad dentro de la sociedad civil, que te permite un montón de flexibilidades, y que pensaba que desde el Estado no iba a poder tener", dice Túñez, y agrega: "Después de estar tantos años reclamando algunas cuestiones, tenía la oportunidad de llevar adelante todas esas cosas que yo pensaba que se tenían que hacer desde el Estado".

Túñez sostiene que el conocimiento adquirido en sus años de lucha social es la materia prima fundamental para su función pública. "Las organizaciones sociales son las que realmente conocen lo que pasa. Quienes venimos del trabajo territorial sabemos lo que es ver a una víctima frente a frente, conocer cuáles son las trabas que sufren ellas y sus familias. Toda esa información previa puedo volcarla en la gestión para hacer mejores políticas públicas para las víctimas y las familias", afirma.

En la última década, las distancias entre el tercer sector y el Gobierno se acortaron y ambos aprendieron, con sus tropiezos, a trabajar codo a codo, incluso articulando con las empresas.

Una de las pioneras en dar este salto fue, allá por 2009, Laura Alonso. Después de años de trabajo en Poder Ciudadano, sintió que se abría otro capítulo en su trayectoria laboral. Fue diputada de la Nación por la Ciudad de Buenos Aires desde 2009 hasta diciembre de 2015. Actualmente es la titular de la Oficina Anticorrupción.

"Del sector social aprendí la apertura al diálogo y a valorar la cooperación antes que la competencia. El sector social se caracteriza por la escasez de recursos y si no colaborás con otros, tu efectividad baja", explica esta funcionaria que sueña con que en la Argentina se produzca un tsunami de transparencia y que nunca más se ponga al país entre los más corruptos.

Otra de las nuevas caras del gobierno es Matías Kelly, quien de Ashoka y Sistema B pasó a ser titular del programa Argentina Trabaja. "Yo siento que estoy al servicio. Quiero cambiar el mundo desde donde pueda. Hoy me toca estar acá y me encanta porque siento que puedo hacer más. En el Estado la multiplicidad de equipos y de tareas es enorme. Es una oportunidad increíble", sostiene.

Del tercer sector a la política

Los nombramientos más importantes de Cambiemos para esta nueva gestión en todos sus níveles; una fuerte apuesta a personas con trayectoria en organizaciones sociales

Comentá la nota