Todos le apuntan al ex diputado Galcerán

El secretario general del Centro Empleados de Comercio acusó a Luis Galcerán, propietario de las carnicerías, de estar "vaciando" la empresa y que esta situación se ha convertido en moneda corriente entre los negocios locales.

Carlos Nemesio denunció que la situación crítica por la que atraviesa la cadena de carnicerías Le-Gui, propiedad del ex diputado Luis Galcerán, se repite con mucha frecuencia en los últimos años.

"Estamos frente al clásico traspaso de empresas a familiares con la finalidad de eludir todo tipo de responsabilidades. Se crean nuevas sociedades, desconociéndose la antigüedad del personal, acumulando deudas previsionales y aparecen como nuevos dueños familiares insolventes y, generalmente, de avanzada edad como una fórmula para eludir absolutamente todas las responsabilidades", se quejó el gremialista.

"Esta situación la hemos denunciado ante la Subsecretaría de Trabajo y se la hemos planteado a la patronal (Cámara de Comercio) con la intención de que también se aboquen a esta situación que sólo conlleva problemas para los empleados".

Sobre la situación crítica de la cadena Le-Gui, y por ende la inestabilidad laborales de los trabajadores de las cuatro bocas de expendio en Santa Rosa y Toay, Nemesio fue claro: "Lamentablemente, no se puede hacer nada, porque se habla de que se presentarían en concurso de acreedores, que pedirían siete años (para recomponer y cumplir con las obligaciones) y en el caso del Centro Empleados de Comercio, insisto, no podemos hacer nada frente al incumplimiento de la legislación laboral desde hace años".

"Galcerán no ha cumplido con nada", añadió el gremialista mercantil.

El personal de las carnicerías no han cobrado los sueldos de noviembre, diciembre y el medio aguinaldo. Los trabajadores fueron obligados a tomarse las vacaciones hasta el 29 del corriente mes.

El ex diputado peronista, y titular de la firma, adujo no poder enfrentar esos pagos, como tampoco las cargas sociales, y que la suerte de la empresa pasaba por la eventual venta de alguna de las sucursales.

El temor de los trabajadores es que a fin de mes se encuentren con los locales cerrados. En el mejor de los casos, frente a este panorama plagado de incertidumbre, esperan la llegada de los telegramas de despido que los habilitará a cobrar el subsidio de desempleo.

"Es un vaciamiento lo que está haciendo Galcerán", sostuvo Carlos Nemesio, para quien ante la eventualidad de un concurso de acreedores "los trabajadores pueden llegar a cobrar algo de lo que se les debe si es que queda algo, porque en el caso de que haya hipotecas, serán estos acreedores los que se llevarán la mayor parte".

Pleito.

El abogado Walter Díaz se comunicó con LA ARENA para aclarar que el logo y la marca Le-Gui pertenecen a Guillermo Miguel Hirtz y cuestionó a Luis y Rodolfo Galcerán, de Cuatro Pampeanos S.A. por llevar adelante "una política confusa y ambigua al seguir utilizando ese nombre".

"La firma Hirtz tiene dos carnicerías, una en el Barrio Butaló y otra en Plumerillo y Allan Kardec, ambas con el nombre Le-Gui. En su momento no se tomaron las medidas legales correspondientes con respecto al nombre y el logo".

El abogado dijo que el 9 de marzo de 2009, Rodolfo y Luis Galcerán compraron el total de acciones de Sonia Blanco de Hirtz y como parte de pago los Galcerán le cedieron la explotación del comercio de Allan Kardec y Plumerillo, cuyo contrato de locación está a nombre de Cuatro Pampeanos, pero después de firmar el contrato les mandaron un telegrama a Carnes Pampeanas rescindiendo ese contrato porque el local es supuestamente de Carnes Pampeanas".

"A partir de ahí promovieron un juicio de desalojo con Sonia Blanco de Hirtz y el pleito está en los tribunales". Según el abogado Díaz, los Galcerán "obraron de muy mala fe".

Contra LA ARENA.

El ex diputado Luis Galcerán no ocultó su molestia con LA ARENA por lo que se publicó con respecto a la situación crítica de la cadena de carnicerías Le-Gui, de su propiedad. Entrevistado telefónicamente, el empresario calificó de "mentiras" todo lo informado y que producto de ello "me hicieron cagar el contrato de venta" de la empresa, además de amenazar con la iniciación de un juicio a esta página.

Al momento de la comunicación, Galcerán dijo estar reunido con sus trabajadores y remitió a ellos la consulta periodística sobre la suerte que pueden correr.

"A ustedes les paga el gobierno provincial los sueldos, en mi caso formo parte de una propiedad privada y no tengo nada que decir", expresó el ex legislador peronista.

También dijo que "por uno de los empleados que los llamó a ustedes para contarles esa mentira, ahora el resto debe sufrir las consecuencias".

¿Qué pasará el 29 cuando termine la licencia del personal de Le-Gui? "No sé, pongan ustedes lo que quieran", se limitó a contestar Galcerán.

Comentá la nota