Todos adentro, y suspendidos

El viernes, los trabajadores decidirán la respuesta. El Ministerio de Trabajo ofertó suspensiones rotativas, con un 70 por ciento del sueldo, que será pagado por el gobierno nacional. También habrá congelamiento salarial por un año.
Los trabajadores de Paraná Metal escucharon ayer la propuesta del Ministerio de Trabajo de la Nación para mantener todos los puestos laborales sin rebajas salariales, y votarán el viernes si la aceptan. Los integrantes de la comisión directiva de la UOM de Villa Constitución y de la comisión gremial interna les transmitieron las discusiones que terminaron en la madrugada del martes en la cartera laboral. Y llevaron a consideración el documento que, si están de acuerdo, firmarán. La propuesta consiste en suspensiones rotativas para los operarios desde la puesta en marcha de la planta hasta que pueda recuperar sus niveles históricos de producción (4000 toneladas mensuales). El Estado nacional se hará cargo de la mayor parte de esos sueldos, que significarán un 70 por ciento del total.

En tanto, los adicionales por empresa que cobraban los empleados, y que sumaban entre 15 y 48 por ciento encima del sueldo de convenio, pasarían a ser adicionales personales, y oscilarán entre el 10 y el 25 por ciento. "Lo más importante es garantizar la movilidad de esos montos, para que no queden licuados con los aumentos salariales", indicó Rolando López, integrante de la comisión directiva. El tercer punto es el congelamiento de los sueldos por un año.

Si bien ayer los empleados estaban informándose de la propuesta, y la votación se realizará el viernes, con voto secreto, tanto la comisión directiva como la gremial interna ponderaban el acuerdo propuesto por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Si se firma, los trabajadores cobrarán de inmediato las dos quincenas caídas y el aguinaldo, y volverán al trabajo, aunque paulatinamente, porque se estima que harán falta 15 días para poner en marcha la planta. Además, deberán afrontar suspensiones rotativas, ya que la firma no podrá producir a full en lo inmediato.

"Creo que la propuesta es viable, pero queremos que la gente sepa lo que está votando, que estamos modificando la estructura salarial histórica de Paraná Metal", indicó López, quien subrayó: "Los 1.300 compañeros que estamos en planta no vamos a sufrir ningún tipo de rebaja salarial, pero la estructura del adicional se va a modificar".

La empresa, con sus más de 800 efectivos y alrededor de 400 contratados, está parada desde el 15 de diciembre, cuando la empresa decidió suspender la producción. Incluso, el 15 de enero renovó las suspensiones a todos los empleados. Los telegramas fueron rechazados, mientras se mantenían las negociaciones en el Ministerio de Trabajo de la Nación. La reunión del lunes, que fue larga y muy trabada, se mantuvo entre dos integrantes de la comisión gremial interna, los máximos dirigentes de la UOM de Villa Constitución (Alberto Piccinini, Juan Actis y Leonardo del Grecco) y los referentes nacionales del gremio, Antonio Caló, Naldo Brunelli y Juan Belén. Con la mediación de Tomada, en otra oficina se encontraban los actuales dueños de Paraná Metal y el inversor interesado, Carlos Leone. Después de intentar en vano acercar las posiciones, Tomada optó por hacer su propia oferta.

Comentá la nota