"Todo fue una trampa", dice un ex funcionario de Centenario

CENTENARIO (ACE).- El ex secretario de Desarrollo Social del intendente Javier Bertoldi, Rubén Valenzuela, rompió el silencio en el que se mantuvo desde que dejó el cargo acorralado por el escándalo tras una acusación de una propuesta deshonesta y aseguró que "todo fue una trampa política".

Valenzuela dejó la municipalidad el 6 de junio de 2008, cuando le dieron una licencia forzada luego de que se hiciera pública una denuncia de una mujer que lo acusó de pedirle "que fuera su novia" a cambio de elementos de construcción para su precaria vivienda. Nunca volvió de la licencia.

La denuncia de una mujer que lo acusó de haberle pedido favores sexuales a cambio de ayuda social, había sido archivada en mayo del 2008 por el juez Marcelo Benavides, por "falta de mérito" (no se encontraron otras pruebas más que la acusación de la joven); pero el escándalo que rodeó todo el caso cercenó su corta carrera política de cinco meses.

"Nunca dejé de gestionar (en la justicia) para que esto se solucionara, yo quiero que se aclare que esto fue una cama política preparada", dijo Valenzuela.

En la fiscalía general impulsa una causa por "falsa denuncia" contra la mujer que lo acusó de pedirle favores sexuales, y otra en el juzgado correccional 2 por "daños y perjuicios" con la que pretende "individualizar a cada uno de los que estuvieron detrás de esto".

Volvió a su trabajo en el área administrativa de la UNC. Sostuvo que jamás le faltó el respeto a la joven y que los encuentros señalados por ella nunca existieron; de lo que aseguró haber tenido testigos. Insistió en que todos los que desfilaron con versiones antojadizas y extrañas, deberán dar explicaciones a la Justicia de la maniobra.

Indicó que cuando Bertoldi accedió a la intendencia, desde su área no sólo se bajaron casi 800 punteros que cobraban sólo por ser del MPN -sino que se terminó con el mecanismo por el cual terceros gestionaban ante Acción Social las cajas y bonos de gas para supuestos beneficiarios, y luego se terminaban siendo vendidos en comercios barriales.

Aseguró que la misma denuncia que presentó el 28 de mayo de este año, había sido entregada en la Justicia el 14 de agosto y el 28 de septiembre de 2008; y que el expediente se perdió en extrañas circunstancias.

Comentá la nota