Todo el sector productivo agroindustrial y comercial pide definiciones.

Los industriales, los productores agropecuarios, el comercio y otros sectores de la economía, reclaman una audiencia al gobernador. Están en alerta porque no está garantizada la continuidad del régimen de promoción económica, en ninguna de sus vertientes. La mas expuesta es la industrial, que vence en 2012 y no se avizora decisión nacional por extenderla.
La Unión de Industrias Riojanas (UNIR), la Cámara Riojana de Productores Agropecuarios (CARPA) y otras entidades del sector productivo incluídas las Cámaras Olivarera y Hotelera, la Sociedad Rural y los Centros Comerciales de Capital y Chilecito analizaron en la noche del martes la crisis que podría generar la eventual decisión del gobierno nacional de no extender el régimen de promoción económica en general, e industrial en particular, vigente en la actualidad y que concluye en 2012.

El sistema no cuenta con la aprobación del gobierno de Cristina Kirchner, pese a que hace poco menos de tres años el ex presidente Néstor Kirchner, por decreto, extendió por varios años el régimen vigente en Tierra del Fuego.

Del parque industrial radicado en la Capital bajo la ley 22021 y decretos anexos, dependen unas 10 mil fuentes de trabajo y bajo ese sistema están instaladas aquí mas de medio centenar de empresas desde hace mas de 30 años. El movimiento económico que eso genera impacta en unos 40 millones de pesos mensuales en el circuito local.

Una alta fuente del sector le adelantó a Riojavirtual que la preocupación en las fábricas radicadas se ha potenciado en las últimas semanas, porque los empresarios, ante la incertidumbre que se genera, están previendo inversiones en otros distritos, cuando en realidad eran proyectos para ampliar las plantas aquí instaladas.

‘Hay empresas que han decidido invertir en otras plantas situadas en otras provincias debido a la incertidumbre’, advirtió al respecto una calificada fuente de la industria radicada. ‘Tenemos la sensación de estar ante una luz que se va apagando todos los días’, dijo la misma fuente.

Mientras tanto, el gobierno local prepara un proyecto alternativo para que la Nación acepte un plan de desarrollo integral que incluya algunos beneficios menores, como subsidios al flete y al combustible. Son planes alternativos que no garantizan crédito fiscal y que, por esa razón, no son atractivos para los empresarios radicados.

Pero en líneas generales, ni las empresas ni el gobierno local tienen en claro como superar este atolladero. De hecho, ni siquiera saben si eso será posible. Y por eso, cada semana crece mas la preocupación en un sector de la economía formal de la provincia, que constituye la primera fuente de empleo genuino y privado en La Rioja y que motoriza en varios millones de pesos al golpeado, débil y recesivo circuito económico local.

Por eso, este miércoles el sector productivo en su conjunto, encabezado por UNIR, le pedirá al gobernador y a los legisladores nacionales una reunión ampliada para evaluar la situación y el tremendo impacto que puede producirse en el futuro cercano en la provincia, desde lo social y lo económico.

Comentá la nota