Todo al revés.

LIGA ITALIANA: El Inter, de blanco, fue muy superado por otro Nerazzurro, Atalanta. El invicto quedó en 13 partidos.
Quizás algún distraído no se percató de ninguna sorpresa: el Nerazzurro tuvo una actuación brillante y superó a un rival pálido, no sólo por el color de su camiseta, sino también por el fútbol que (no) desplegó. Pero ayer, el que se vistió de negro y azul fue la humilde Atalanta, y la sometida visita fue el líder, Inter, que llegaba a Bergamo con un invicto de 13 partidos.

"Jugamos el peor partido de la temporada", tiró el DT Mourinho, terminante. "No logro explicarme a qué jugamos en la primera hora", agregó. Y con razón: su equipo perdía en todas las líneas y a los 33' el local ganaba 3-0. Atrás, sin Samuel (enfermo), Burdisso y Córdoba perdieron siempre con los inspiradísimos Floccari (hizo el primero) y Doni (doblete); en el medio, Cambiasso y Zanetti hicieron lo poco que pudieron, mientras que Stankovic, Chivu y, luego, Obinna, no dijeron presente; y arriba, Ibrahimovic peleó más de lo que jugó y Crespo deambuló sin suerte. El ingreso de Adriano por Valdanito, en el entretiempo, le cambió un poco la cara al equipo, pero no lo suficiente para torcer la historia. Cruz vio los 90' desde el banco.

Del otro lado, Leo Talamonti fue impasable, al igual de Manfredini. La línea de volantes fue un relojito, robando en el medio y jugando hacia los costados para abastecer a las figuras, Doni y Floccari. En el ST le cedió la posesión al Inter, pero el líder no tuvo ideas y la victoria local nunca corrió riesgos. Hasta debió ser superior, por uno o dos goles más, pero Ibrahimovic marcó el del honor en el descuento.

La punta sigue intacta, pero el Inter no podrá permitirse repetir producciones como la de ayer.

Comentá la nota