"Todo es para mí, nada es para vos"

Hace años que este no es un país federal. Sería válido decir, que no lo es, desde el advenimiento del kirchenrismo.
La Argentina no es un país federal, contradiciendo la letra y el espíritu de la Constitución Nacional. Por lo contrario los hechos demuestran que el centralismo del Gobierno Nacional concentra a su favor todos los engranajes que lo vuelven depositario de los recursos y beneficios de las provincias. Cabría concluir, entonces, que si las provincias son "el interior", Buenos Aires no es otra cosa que "el exterior".

El kirchnerismo profundizó esta situación hasta límites inaceptables. Hay muchos ejemplos que avalarían esta afirmación como, por ejemplo, la inequidad con que se trata la distribución de las regalías, o como se las denominen. "Todo para mí, nada para vos", pareciera que es el criterio del kirchenrismo.

El asunto de los automóviles o el de las heladeras, que la Casa Rosada "financia" con dinero de los jubilados, es un botón de muestra. Sólo están disponibles para la mal llamada capital "federal". Para los del "interior" el "generoso" plan todavía no rige. Pero, nos preguntamos, ¿en caso de que el plan mencionado nos llegara, no tendríamos después que lamentarnos por haberlo aceptado?

LUIS ANDOLFI

Comentá la nota