En todo el Nodo de salud no hay tomógrafo estatal

El estudio que debería poder hacerse en el Hospital se cubre a altos costos en el segmento privado de la salud, por la inexistencia del aparato. Los turnos en el Cullen de Santa Fe, donde está el tomógrafo más cercano, para los habitantes de los departamentos Castellanos, Nueve de Julio y San Cristóbal, tienen una demora de hasta tres meses.
Cuando la discusión por el acceso al acelerador lineal para la ciudad de Rafaela pareciera perderse en el olvido de un Gobierno que se comprometió a licitarlo, pagarlo e instalarlo, pero en el camino del poder decidieron negarlo, comienza a aparecer una necesidad mucho más abarcativa, que daría el complemento justo para, entre otras cosas, el tratamiento contra el cáncer.

Si bien es considerado como una herramienta esencial para realizar diagnósticos en las más variadas enfermedades; y sobre todo en la utilización para las urgencias surgidas de los accidentes de tránsito, el Hospital Jaime Ferré de Rafaela no cuenta con esta aparatología; y es más, en todo el Nodo de Salud, que abarca los departamentos Castellanos, San Cristóbal y Nueve de Julio, tampoco hay.

Es entonces que al ser la tomografía axial computada un estudio de rigor, el Hospital debe salir a suplir su carencia, valiéndose de los tres tomógrafos que hay en Rafaela, en el servicio privado, lo cual por lógica tiene un costo, que ronda los 300 pesos por tomografía, generando un gasto abultado cada mes para la economía del centro de salud.

Esta cifra tiene una leve ventaja frente al monto que deben abonar los privados, cercano a los 600 pesos, total que ciertas obras sociales exigen como depósito reintegrable a la hora de precisar una tomografía.

La otra alternativa que tienen los profesionales de la salud que se desempeñan en el centro de salud de administración provincial es enviar a los pacientes al Hospital Cullen de la ciudad de Santa Fe. Pero el proceso no es tan sencillo, ya que actualmente los turnos tienen una espera de tres meses; y una vez que se realiza el estudio, los pacientes regresan con la grabación del mismo, pero sin el análisis de los resultados, que demoran algo más de un mes.

Si se tiene en cuenta la prédica del Gobierno de Binner sobre el apoyo a la salud, pero teniendo en la ciudad y la región sobradas muestras de descuido, sería bueno sorprenderse con la decisión de compra de este aparato, que no puede afrontar la cooperadora del Hospital, que si bien es costoso y la Provincia no puede adquirir maquinaria o aparatología usada, sería útil y beneficioso para, al menos, tres departamentos del centro y norte del oeste santafesino.

Comentá la nota