No Todo Va Mejor.

"Como si no tuviéramos suficientes quilombos, encima apareció la Coca Cola quejándose por el humo de los piquetes". Desolado, un ministro del Gabinete describió el impacto de los problemas laborales en el Parque Textil de Trelew.
Es que, aunque parezca broma, el propio ministro Coordinador de Gabinete, Pablo Korn, debió reconocer que en la extensa reunión entre los sindicatos y el Gobierno, en un momento apareció “la gente de Coca Cola y del Sindicato de Aguas Gaseosas, haciendo algún planteo también en cómo la protesta afectaba las instalaciones de Coca Cola debido al ingreso de humo de la quema de neumáticos a la fábrica que tiene medidas de seguridad para el embotellamiento de sus bebidas”, como para sumar un ingrediente más al explosivo cóctel de las plantas tomadas y los piquetes, que laten al compás de la crisis.

Korn -dijo la invariable gacetilla oficial que gastó muchas palabras para decir nada, igual que el funcionario-, ratificó este lunes que los trabajadores de las firmas Foderami y Textil Punilla, ubicadas en el Parque Industrial de Trelew, seguirán contando con el apoyo permanente que tanto el gobierno provincial como el municipio local venían otorgando, al tiempo que aseguró la continuidad de las reuniones con los diferentes sectores gremiales “para poder llegar a una solución a este conflicto” que afecta a esa zona trelewense en virtud de la falta de pago de las deudas salariales.

Como se ve, no hubo mucho más que promesas en ese diálogo y, para colmo, apareció en el medio la Coca Cola, bebida fuerte del imperio.

Comentá la nota