Todo indica que el incendio en el depósito municipal de Malargüe fue intencional

El mes pasado, un siniestro arrasó con información importante del Area de Servicios Públicos un día antes que la Justicia allanara la sede municipal por posibles irregularidades. Ahora, las pericias de Bomberos habrían descartado que el incendio hubiera sido provocado por un cortocircuito o por una fuga de gas. Y critican la lentitud del municipio para alertar a los bomberos.
Ocurrió a finales de septiembre y como "siniestro" llamó la atención de más de uno. En primer lugar, porque allá, en el sur provincial, hacía mucho frío y nevaba copiosamente. En segundo, porque las llamas consumieron información que al día siguiente podría haber sido objeto de un allanamiento judicial. Ahora, las pericias van eliminado pistas: habrían descartado que el incendio en oficinas de la municipalidad de Malargüe tuviera alguna causa accidental.

El 27 de septiembre pasado, la pasible vida malargüina se desperezaba con un incendio a primera hora de la mañana. Las llamas ardían en la Dirección de Servicios Públicos, devorando no sólo la infraestructura sino también la documentación de los archivos propios del área.

Lo curioso del siniestro es que ocurrió un día antes que la Justicia procediera a realizar un allanamiento en las dependencias que dirige el justicialista Juan Antonio Agulles. Esta inspección judicial había sido pedida por un edil de la oposición, con la sospecha de que el área de Servicios Públicos habría abastecido de combustible a automóviles particulares para la campaña del PJ en todo el sur provincial.

Extraoficialmente, esta tarde pudo saberse algunos resultados de las pericias elaboradas por Bomberos, en tanto la causa sigue bajo secreto de sumario.

Las mismas no habrían determinado las causas del incendio, pero sí han servido para ir descartando que las llamas que consumieron las oficinas de Servicio Públicos hubieran surgido accidentalmente.

En esa línea, el informe que el perito de Bomberos entregó a la Justicia de San Rafael, indicarían:

- Que no hubo fuga de gas.

- Que las térmicas no saltaron, lo que hubiera provocado un cortocircuito.

- Que las bocas de incendio no se utilizaron.

- Que no se usaron los matafuegos.

- Que el primer llamado de alerta lo recibió la policía, a los 15 minutos de haberse iniciado el fuego, y posteriormente fueron alertados los bomberos.

Según fuentes cercanas a la investigación, estas pericias también indicarían cierta desidia por parte del municipio para sofocar el incendio que arrasó con el área de Servicios Públicos.

Comentá la nota