Todo por sea por ganar la interna del PJ de Luján: Suspensiones de empleados, amenazas y abandonos

Cuando faltan horas para que se concreten las elecciones internas del Partido Justicialista, la intendenta de Luján, Graciela Rosso (kirchnerista), anunció que “bajó” su lista de la competencia por no “estar de acuerdo con la junta electoral pues está trabajando con un padrón equivocado”. Sin embargo, parece ser que esa decisión esconde un final anunciado: no son pocos los sondeos que indican una dura derrota frente a su eterno adversario, el ex intendente Miguel Prince.
Pero la cuestión no es solamente la derrota en la interna, sino que la intendenta denunció que este viernes le habían baleado su casa y lo adjudicó a cuestiones partidarias, situación que ensombreció aún más las campañas políticas de ambos sectores.

Pese a la decisión de Rosso de no participar por supuestas irregularidades en el padrón de votantes, desde la junta electoral y del Partido Justicialista se desestimaron las mismas.

Además de ese planteo, en la semana que pasó hubo enfrentamientos entre militantes de ambos sectores, y hasta se llegó a escuchar la versión de que seguidores del diputado nacional Mariano West (ex intendente de Moreno) y del intendente de Tres de Febrero, Hugo Curto, movilizarían a militantes para “garantizar” el normal desenvolvimiento del comicio interno.

También, la propia Rosso elevó el jueves último una denuncia en la que certificó que empleados municipales repartían propaganda favorable al ex intendente Miguel Prince.

Según dijo la intendenta lujanense, dichas propagandas estaban incorporadas en las boletas de cobro de las tasas y por lo tanto procedió a la suspensión de treinta empleados municipales.

“Quiero que todos los medios tengan la versión nuestra de lo que ha pasado”, dijo la jefa comunal al abrir una rueda de prensa en la que el eje de debate fue la interna del PJ. Allí estuvo acompañada por los funcionarios José “Pepe” Armaleo, Secretario de Gobierno y Adolfo Sigwald, Secretario de Obras Públicas.

En dicha conferencia, Rosso comentó que, llamada telefónica mediante, un afiliado al partido denunció haber recibido junto con las tasas municipales, “una carta de un proyecto de un candidato para las internas del domingo, el ex intendente Prince”.

Después de esa denuncia pública, la historia es conocida, como ser los enfrentamientos de militantes, amenazas, suspensiones de personal, agresión a la casa de la intendenta, sospechas con el padrón, más denuncias cruzadas y lo que se considera el último manotazo de ahogado: la no presentación de la lista de Rosso en la interna de este domingo. (www.agencianova.com)

Comentá la nota