"Todo esto me desvalorizó".

RACING: Franco Zuculini vuelve a jugar tras la lesión que sufrió en el Sub 20 y que lo marcó. "Lo de Venezuela fue mala leche, quiero volver a ser el Zucu de Racing", dice.
Hola Zucu, vas a jugar el sábado, ¿no?

-Espero que sí, no sé.

-Bueno, mirá que te tengo en El Gran DT, eh...

-Nooo, sacame porque vas a perder conmigo, ja.

Tan escueto como simpático, el diálogo entre una hincha de Racing y Franco Zuculini, modesto y jocoso como siempre, se entabló un rato después de un hecho singular: casi sin darse cuenta, con un imprevisto durante la producción fotográfica con Olé, el volante resumió las vicisitudes de su carrera en el último tiempo y lo que aspira a lograr a futuro. La idea era que la imagen graficara su deseo de recuperar el nivel alto que supo tener antes de su lesión en el Sub 20, pero no fue sencilla: como si se tratara de una metáfora, en la punta del tobogán al que simuló trepar para llegar a la cima se encontró con un charco de agua -por la lluvia de la madrugada de ayer- que le provocó alguna patinada y, en principio, le impidió afirmarse. Hasta que, después de zozobras, finalmente lo consiguió y miró hacia arriba con optimismo. Algo similar a lo que siente ahora que ya pudo reponerse de un desgarro en el cuádricpes derecho que lo separó del torneo hasta aquí.

Su espera, su incómoda cuenta regresiva, concluyó. El sábado, contra River, Zucu jugará por primera vez en el campeonato. De nuevo estará en acción el jugador más querido por los hinchas de Racing, un cariño que no se alteró pese a su prolongada ausencia. Un amor que se evidenció en la fiesta del 106 aniversario de Racing que se celebró en la sede de Villa del Parque: allí fue el futbolista más requerido por la gente.

-¿Por qué tardaste tanto tiempo en volver?

-Lo que pasa es que Sosa venía jugando por el 225 y muy bien. A mí me faltaba un poco para recuperarme porque me resentí en una práctica y aprovechamos que Sosa estaba rindiendo. Arreglamos que yo volvía después del parate.

-¿Jugaste lesionado en la Selección y por eso se agravó la lesión?

-Sí, se agravó. No había tiempo de recuperación. Pero ya pasó y ahora me siento muy bien.

-¿Cuánto tiempo llegaste a jugar desgarrado?

-No es que jugué desgarrado... El último partido fue el que más lo sentí. Con Colombia decidí estar porque nos jugábamos muchas cosas. Le pegué al arco y tuve molestias. Después me dolía en cada pase y ahí me desgarré.

-¿Ya digeriste el fracaso en el Sudamericano?

-Fue un sabor muy amargo. Teníamos un gran plantel y no esperábamos lo que nos pasó. Tuvimos mala leche. Ahora mi meta es tener revancha en Racing.

-¿El golpe con el Sub 20 te dolió más por haber sido catalogado como una de las figuras?

-Yo no me sentía figura, era uno más. Figura era Salvio, que hizo goles. Yo quería hacer las cosas bien y lamentablemente no pude.

-¿Hiciste autocrítica?

--No estuve bien anímicamente. Al principio era todo lindo, pero los resultados no se fueron dando y la cabeza no me respondió. El cuerpo técnico hizo de todo para alentarnos. Fue culpa nuestra, decidimos mal dentro de la cancha.

-Antes de la lesión te quisieron clubes de Italia e Inglaterra. ¿Creés que perdiste cotización?

-Por esos intereses quería demostrar y lograr más chapa con el Sub 20. Me quedó la deuda y me dolió mucho no haber jugado en mi mejor nivel. Ahora tengo que volver a ser el Zucu de Racing, aunque sé que perdí bastante, que todo esto me desvalorizó.

-¿Es una revancha?

-Sin dudas. Tenemos que salir de esta situación, quiero volver a jugar bien para ayudar al equipo. Tenemos que irnos todos con la cabeza en alto...

-¿Comenzás de cero?

-Empiezo todo de nuevo. En mi cabeza no hay ofertas, no hay millones ni nada. Gracias a Dios la gente de Racing me quiere mucho y su apoyo me sirvió para salir adelante.

-¿Cómo viviste este tiempo sin jugar en Racing?

-Fue muy feo. Yo soy ansioso y siempre quiero jugar. Y más en este momento difícil del equipo. Fue complicado porque no podía retribuirles a los hinchas todo el afecto que me dieron. Se portaron espectacularmente conmigo y les agradezco profundamente. Nunca, en todo este tiempo, se olvidaron de mí.

-¿En algún momento temiste no poder regresar a la titularidad?

-Sí, esa sensación la tuve y la sigo teniendo porque sé que si juego deberé hacer las cosas muy bien para conservar mi lugar. Cada semana será una prueba para mí. Con confianza, de a poco lo solucionaré.

-¿Y esta reaparición qué significa para vos?

-Lo tomo como un nuevo debut, ja. Y encima contra un rival que viene en subida y tiene jugadores muy importantes. Pero nosotros también tenemos lo nuestro y habrá que jugar metiendo más que ellos.

-Por tus características parecés del perfil ideal de Caruso, que quiere jugadores aguerridos.

-En este momento hay que meter y correr. Al técnico, por el momento, tendrá que gustarle eso sí o sí. No se puede regalar nada.

-¿Cómo ves al plantel?

-Muy bien, con muchas ganas de salir adelante. Sería bueno ganarle a River y quedarnos con los tres puntitos. Pero bueno, como se dice siempre, si no se puede ganar, tampoco hay que perder. Y si las cosas no nos salen bien con la pelota, no podemos darnos por vencidos desde la actitud. Eso será clave.

-¿Qué clásico imaginás?

-Vamos a ir a buscar en todo momento, presionando los 90 minutos, tratando de no regalarles situaciones de gol porque ellos tienen jugadores muy buenos y con mucho gol.

-¿Te perturba la posibilidad de tener que volver a jugar la Promoción?

-Trataremos de zafar de la Promo, pero si no se puede habrá que jugarla. Como va pintando el equipo, estamos convencidos de que no vamos a llegar a eso.

-Hiciste cálculos con el Sub 20 cuando casi no pasaron de fase y ahora de vuelta con Racing. ¿No estás cansado?

-Es verdad, siempre haciendo cuentas y justo yo que soy malísimo en las matemáticas, ja. Así son las circunstancias. Lo de Venezuela fue mala suerte y en Racing se viene sufriendo esto desde hace mucho tiempo. Lo conveniente es olvidarnos del pasado para volver a empezar y evitar otra vez la Promoción.

Pasó tiempo... Su último partido con la camiseta de Racing fue el 12 de diciembre del año pasado, en el 0-3 ante Newell's. Como hizo desde su aparición en Primera, esta joya de la Academia fabricada en Inferiores siempre jugó de doble cinco, principalmente más adelantado con Llop como técnico. Sin embargo, en una de las prácticas de fútbol de esta semana, Caruso lo puso por la derecha y eso generó dudas, hasta que el DT optó por dejarlo en su lugar natural porque piensa que en la banda le pueden ganar la espalda. "Con tal de ayudar al equipo, juego donde sea. No tuve mucho rodaje de ocho, pero con un par de entrenamientos creo que podría jugar ahí sin problemas", avisa Zucu, cuyo concepto de Caruso es muy particular. "Es como un jugador o compañero más. Siempre trata de darnos tranquilidad dentro y fuera de la cancha. Nos habla mucho para que estemos bien de ánimo. El sabe de esto porque ya peleó contra el descenso en otros clubes y su experiencia nos beneficia", aseguró. Hablando de beneficios, Racing los tendrá con la vuelta de este crack de apenas 18 años.

Comentá la nota