No todo depende de la interna

Mientras el PJ se juega una interna (cerrada) feroz y el Intendente se candidatea para Presidirlo, la comuna de San Miguel continúa con su vida ciudadana.
La vida continúa y la gestión no puede detenerse por cuestiones partidarias, por eso dentro de las cuatro paredes del Palacio el Intendente y su grupo de trabajo más cercano, se abstraen de los posibles resultados del domingo 30 de noviembre y ven más allá. Ajenos al resultado. Estos hombres, que deben tener en cuenta los distintos escenarios posibles para su estrategia política, sostienen que si se gana, mejor, pero si se pierde deben estar preparados.

Hasta donde pudo saber AQUÍ La Noticia es que, en ese sentido, lo único que ha hecho la interna en la administración Municipal es demorar algunas decisiones, pero el rumbo estaría fijado.

Prácticamente a cumplirse un año de gestión ya hubo distintos movimientos que golpearon a De La Torre. No sólo el alejamiento del actual Diputado provincial y ahora adversario político, Franco La Porta, fueron los inconvenientes para su administración. El jefe comunal debió reaccionar imponiendo cambios en áreas importantes de su gabinete.

Primero fue el cambio de Secretario de Economía y Hacienda y tiempo después un cambio de hombre en el área más política de su grupo de trabajo, la Secretaría de Gobierno.

Enrique Emiliani siempre fue un hombre no ajeno al jefe comunal, pero nunca ha estado tan cerca de De La Torre como ahora. Allí estaría instalada la usina que generará los cambios necesarios para un relanzamiento de la gestión Municipal, según los corrillos de los pasillos del Palacio.

Fuentes cercanas al Intendente le confiaron a este medio que De La Torre no estaría conforme con los resultados obtenidos, hasta aquí, por áreas clave en su gestión. Sectores que tienen contacto directo con la ciudadanía y que deben responder con soluciones a vecinos con necesidades urgentes.

Se asegura que el propio jefe comunal no estaría conforme con el trabajo desarrollado desde la Secretaría de Acción Social. Allí hay cuestiones que deben responderse adecuadamente y no se puede tener margen de error, las necesidades más urgentes para el sector más humilde de la población deben salir de ese trabajo.

Otra área sensible es la Secretaría de Salud. El Dr. Gustavo Eugeni no habría colmado las expectativas puestas en su labor y las obras, aún inconclusas, no lo benefician.

El Hospital Municipal Raúl Larcade sigue teniendo falencias y es foco de atención para las críticas, desde donde se sumó, otra vez, el reclamo salarial de los profesionales quienes parecen respetar el patrón histórico de ese nosocomio.

Este medio supo de encuentros que se mantuvo con distintos profesionales de la salud de la región, de prestigio y trayectoria, algunos de los cuales ya habrían adelantado su negativa, pero otros estudian detenidamente la propuesta, entre ellos apellidos reconocidos principalmente en el ambiente médico más que en la política.

Por eso, desde hace un tiempo, un grupo cercano al Intendente estudia los posibles cambios que pondrían a decisión de De La Torre, relevamientos impulsados por el propio jefe comunal que ve que su gestión debe relanzarse con miras a proponerse nuevos objetivos.

Nombres surgen siempre, pero, así como ocurrió con el propio Enrique Emiliani en su momento, ya integran este grupo de trabajo muy cercano al despacho del jefe comunal Jorge Ottone, un militante de trayectoria para sumarse al Gabinete, y se estaría sumando también Hugo Gaitán otro militante con experiencia importante en la administración publica, lo que deja entrever que De La Torre está cambiado su entorno más próximo. Otro de los aspectos que marcan una diferenciación con el comienzo en diciembre del año pasado es la relación fronteras afueras. El jefe comunal sanmiguelino ha comenzado a relacionarse con los Intendentes de la región entablando lazos políticos y participando de distintos eventos.

También en ese sentido se lo vio gestionando distintas acciones para “bajar” programas desde la Casa Rosada y desde La Plata, intentando impulsar soluciones para la inseguridad, comprometiéndose incluso antes que muchos de sus pares en apoyar políticas lanzadas por el gobernador que aún hoy no pudo plasmar en la práctica.

Pareciera que la gestión de De La Torre reconoció que lo urgente son los temas que la sociedad reclama y que la interna debe quedar en eso: implícita en su nombre, una elección partidaria que poco debe inferir en la administración y que se debe dirimir entre afiliados que son sólo un sector de la comunidad de San Miguel, para quien el Intendente debe gobernar.

Es un buen momento para mirar más allá de la interna y, como les gusta definir a los Intendentes, gestionar. Que no es otra cosa que llevarles soluciones a los vecinos.

Comentá la nota