Todo lo que el Congreso pasó por alto en 2009

No se aprobaron variadas iniciativas referidas a salud, trabajo, inseguridad y narcotráfico.
La lucha contra el paco; el 82% móvil a los jubilados; las licencias por paternidad y adopción; el cobro de un gravamen a las operaciones bursátiles; el control de la venta de efedrina, y el envío a las provincias de los recursos de los que la Nación se adueñó en los últimos años.

Ninguno de esos temas logró, en el año que se fue, llamar la atención del kirchnerismo como para convertirse en ley. A pesar de que en el Congreso se agolpan proyectos de todos los colores políticos que abordan problemas clave, 2009 terminó sin que ninguno de ellos se hubiera aprobado.

En la misma lista se ubican las medidas contra el narcotráfico, como la radarización de las fronteras y el combate a las pistas de aterrizaje clandestinas; cuestiones federales, como la coparticipación del impuesto al cheque, o problemáticas sociales, desde el acceso al primer empleo hasta la lucha para erradicar la deserción escolar.

Los temas de transparencia tampoco se debatieron. Siguen relegadas las iniciativas de acceso a la información pública, la regulación de la publicidad oficial o los proyectos que pretendían mayores penas para los delitos de corrupción en la administración pública.

El mismo destino corrieron las iniciativas que proponían que los jueces pagaran impuesto a las ganancias o que preveían castigos para el espionaje informático y la violación del correo electrónico. Tampoco avanzó la propuesta para que las obras sociales pagaran los tratamientos de fertilidad o la ley penal juvenil, que establece un sistema para contener y castigar a los jóvenes que delinquen.

Para los principales dirigentes opositores, las urgencias, necesidades o caprichos del kirchnerismo marcaron una cerrada agenda parlamentaria que, una vez más, no dejó lugar para ocuparse de todos los problemas sin resolver.

"El Gobierno priorizó sus necesidades, como los superpoderes, la delegación de facultades y el manejo arbitrario de fondos, y sus caprichos, como la reforma electoral", opinó el presidente de la bancada de la UCR en el Senado, Gerardo Morales (Jujuy).

Para Morales, uno de los proyectos de mayor envergadura que quedaron en nada fue la declaración de la emergencia sanitaria ante el brote de dengue del último verano, que el kirchnerismo rechazó a último momento por orden presidencial.

También mencionó la iniciativa que daba 15 días de licencia a los padres por el nacimiento de un hijo, una manera de igualar la situación laboral de varones y mujeres, y de reforzar la figura paterna en ese momento clave de la vida del bebe.

El proyecto, que se aprobó en Diputados, pero trabaron los senadores, establecía 45 días de licencia en caso de adopción, un beneficio que hoy no existe.

No hay negocio

El presidente del bloque de Pro, Federico Pinedo (Capital), prefirió marcar la ausencia de leyes para combatir el crimen organizado, especialmente el narcotráfico.

"No se atacó el paco en las villas; no se radarizó el norte argentino; no se atacaron las pistas de aterrizaje clandestinas ni se frenó la venta de efedrina", dijo Pinedo a LA NACION, que recordó las iniciativas de Pro en esos asuntos.

También señaló que, primero Mauricio Macri y después Francisco De Narváez, insistieron en una iniciativa que favorecía la incorporación de jóvenes al primer empleo, pero no prosperó. "Al Gobierno no parece preocuparle que haya 400.000 menores de 25 años que no estudian ni trabajan", opinó.

Para Rubén Giustiniani (Partido Socialista-Santa Fe), las mayores omisiones fueron los temas federales y previsionales. Su proyecto para asignar a los jubilados el 82% móvil, el que obligaba a la Nación a coparticipar a las provincias el 34% de los recursos (hoy envía el 25%) o su idea de gravar la renta financiera duermen en un cajón.

Después de un año de parate parlamentario, los diputados y senadores de la oposición creen que el recambio legislativo marcará un 2010 distinto.

"El Congreso que viene va a habilitar los debates que no quiso tocar el Gobierno, porque no estaban en su agenda o porque no eran negocio para ellos", aseguró la presidenta de la bancada GEN, Margarita Stolbizer (Buenos Aires).

Comentá la nota