Todo el arco político santafesino le pide a Latorre que deje su banca

El creciente enojo de los peronistas (y no sólo de ellos, dado que se sumaron los ruralistas, los radicales y los socialistas, en ese orden) hacia la senadora nacional Roxana Latorre por haber "traicionado el mandato popular con el que obtuviera su reelección", según coinciden argumentalmente tan variados actores, tomará una forma más extrema cuando en la próxima reunión del consejo ejecutivo del PJ se formalice un pedido oficial para que "devuelva la banca", según anunció el integrante del cuerpo y congresal partidario Antonio Ciaurro.
Latorre era hasta el lunes pasado la santafesina más encumbrada institucionalmente en el país. Ese día trascendió que había habilitado con su firma el dictamen de comisión que habilitó que la Cámara alta convirtiese en ley mediante tratamiento sobre tablas la delegación de poderes, con la que la Casa Rosada podrá, entre otras 1.800 facultades, disponer unilateralmente retenciones a las exportaciones durante todo 2010.

De la mano de Carlos Reutemann, la senadora logró el 28 de junio pasado la reelección por seis años más (2009-2015) argumentando una confrontación definitiva con el gobierno de los Kirchner y a favor de la postura sostenida por los productores agrícolas provinciales.

Este argumento fue el que usaron senadores y diputados para criticar a Latorre y reclamarle un "gesto mayor" desde airados comunicados que la diputada Alejandra Vucasovich tradujo sin anestesia: "Se le pide que renuncie" (ver aparte).

En estos dichos de Vucasovich, a su vez, se respaldó el reclamo del oficialista Frente Progresista, que el jueves pasado y no desde cualquier lugar, también salió a pedir que Latorre renuncie. Ese día la controversia por la conducta de Latorre fue el telón que cubrió la actividad en la Legislatura provincial, los senadores peronistas —entre ellos el presidente del PJ, Ricardo Spinozzi— hicieron catarsis en la sesión y despacharon un comunicado de prensa pidiendo el "gesto mayor" de la senadora.

Pero fue en Diputados donde sobre la cuestión habló un radical: Darío Boscarol. Recordó que Latorre debe su entidad política exclusivamente a Reutemann y a éste también la máxima jerarquía legislativa que la Constitución concede a los ciudadanos, por lo que pidió a Reutemann que ampliara su decisión de expulsarla del bloque que compartían y le exigiera que renuncie a la banca.

Luego de que Boscarol le diera a la crisis un marco que excedía al PJ, el presidente de la Sociedad Rural de Santa Fe, Hugo Iturraspe, sumó su voz al afirmar que la senadora defraudó las expectativas de la provincia. Lo mismo hizo el senador nacional Rubén Giustiniani (presidente del Partido Socialista), quien en la sesión en la que el gobierno consiguió la aprobación del proyecto habilitado por Latorre, aseguró que se lesionó los intereses de la provincia (ver aparte).

Ciaurro anunció ayer que pidió que se reúna el consejo provincial del PJ para que le reclame la banca a Latorre. "De lo contrario pediremos que se reúna el congreso partidario provincial, que es el máximo órgano y al que esta señora no podrá desobedecer. Ya su conducta es analizada por el tribunal de disciplina, ahora resta decidir si debe renunciar de inmediato o no sumir en diciembre".

Rara conducta. Para Ciaurro, "felizmente quedó claro que así como nadie puede saber con certeza la conducta de las personas que tiene al lado y por ende no puede responsabilizarse a Reutemann por la conducta de la senadora" por lo que —subrayó— "sólo resta resolver cuándo y cómo el PJ recuperará la banca que la ciudadanía le confiara".

Si Latorre fuera obligada a renunciar (lo que resulta improbable ya que no dio señales de pensarlo siquiera) el escenario cambiaría dependiendo del momento en el que eventualmente se lograse ese objetivo. Para la hipótesis de que Latorre abandonase el Senado ahora sería indispensable su reemplazo por la suplente que la acompañó en el 2003 cuando fue elegida para el mandato que concluirá en diciembre: la actual defensora del Pueblo adjunta de la zona sur, Liliana Meotto.

Pero si los peronistas convencieran a Latorre de concluir su mandato pero resignar el próximo, quien debería asumir en su lugar el 10 de diciembre es la actual intendenta de Esperanza, Ana Meiners, quien fue como suplente en la lista.

Los partidos integrantes del Frente Santa Fe Federal repudiaron ayer la conducta de su senadora con un documento en el que recuerdan que esa coalición (PJ-MID-PDCV.-PCP) "encarnó una propuesta de recuperación de la dignidad provincial frente a los abusos de una política central que agraviaba los intereses locales y la ratificación del derecho de las provincias a recuperar la percepción de las contribuciones provenientes de ingresos de coparticipación, sin exclusiones ni retenciones arbitrarias" y que las retenciones al agro deben "adecuarse equitativamente, ya sea mediante su eliminación total o parcial devolviendo esos ingresos al Estado donde se producen".

Tras reivindicar la figura de Reutemann, los dirigentes democristianos, del MID y conservadores populares le reprochan a Latorre un accionar "contradictorio con el mandato popular" y le reclaman "que renuncie a asumir la banca, renuncia que, desde Mariano Moreno, es para mujeres y hombres de bien absolutamente indeclinable", dicen.

Comentá la nota