Todavía quedan más de 2.700 evacuados y denuncian saqueos

Mientras bajan las aguas y se espera una mejora en las condiciones, miles de vecinos siguen fuera de sus hogares.
Más de 2.700 personas aún permanecen evacuadas en centros especialmente dispuestos o en casas de familiares y amigos a raíz de las graves inundaciones que desde el domingo pasado afectan a diversos distritos del noreste bonaerense, donde volvió a llover en horas de la mañana pero ahora se aguarda un mejoramiento en las condiciones climáticas que pueda traer alivio a esa región.

Ayer, y en el marco de un fuerte cruce de acusaciones entre el gobierno y las entidades del agro por la responsabilidad de la situación, las familias evacuadas y autoevacuadas comenzaron a recibir asistencia material y sanitaria, en el marco de los operativos dispuestos para la entrega de chapas, frazadas, colchones, alimentos y sistemas de potabilización de agua.

La mayoría de quienes abandonaron sus hogares se alojó en casas de familiares o vecinos, por lo que en el único centro de evacuados, constituido en el gimnasio "Santiago Luján Saigós", sólo había unas 70 personas, indicaron fuentes municipales.

La zona afectadaCon epicentro en el distrito de San Antonio de Areco, la zona afectada también incluye a los municipios de Salto, Chacabuco, Carmen de Areco y Arrecifes.

La intendenta de San Antonio de Areco, Estela Lennon, precisó que había aún "unas 2.750 personas evacuadas" a raíz de las inundaciones y sostuvo que "hoy es uno de los días más complicados, porque si bien el agua viene bajando lentamente, ha comenzado a llover de nuevo".

Lennon aclaró también algunas versiones periodísticas y dijo que "no hay víctimas fatales" a causa de la inundación y explicó que el fallecimiento de una niña de 13 años que se ahogó en el río "ocurrió el sábado antes de se produjeran las inundaciones" y dijo que la niña "nadaba en una zona peligrosa del río y se ahogó".

SAQUEOS

En ese distrito, ayer los vecinos comenzaron a organizarse para colaborar en las tareas de patrullaje de la zona ante la posibilidad de que se produzcan saqueos en las casas abonadas.

Esa situación fue denunciada por el intendente de Salto, Oscar Brasca, quien explicó que ayer se registraron saqueos en algunas de las viviendas afectadas por las inundaciones en esa zona, donde debieron evacuar a 450 vecinos.

La crecida del río Salto, debido a las lluvias, afectó de manera directa a los habitantes de la costa del río y provocó que varios de ellos debieran ser evacuados.

Sin embargo, Brasca señaló que ayer por la madrugada se registraron algunos robos en las vivienda de la zona costera, al indicar que "hay gente mala anda saqueando las viviendas".

La noticia difundida por el máximo referente político de Salto fue confirmada por el jefe de Bomberos local, Juan Carlos Godoy: "Desgraciadamente estamos teniendo saqueos".

CORTES DE RUTA

Las inundaciones provocaron el corte de las rutas 8 y 9, que en el transcurso de este lunes fue reabierta, y afectaron sobre todo a la localidad de San Antonio de Areco, donde incluso esta mañana volvió a llover, para agregar dramatismo a la emergencia.

De todos modos, los pobladores del nordeste bonaerense respiraron algo más aliviados en horas de la tarde, cuando el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) dejó sin efecto un alerta por probables "tormentas severas" en la región.

En tanto, Vialidad Nacional liberó la ruta 9, cortada desde el sábado a la noche por la creciente del río Areco, pero continuaba cerrada la 8, por lo que se producían serios inconvenientes de tránsito en la ruta 7, hacia donde eran desviados los vehículos que circulaban rumbo a la Capital Federal.

HOSPITAL

Para enfrentar los riesgos sanitarios que acarrean las inundaciones se envió a la zona repelentes y un hospital móvil donde podrán atenderse los evacuados. Además, se planea el envío de un refuerzo de pastillas para potabilizar agua, junto a vacunas contra el tétanos, la difteria y antirrábica humana.

Comentá la nota