Todavía hay un 20% de electores que podrían cambiar su voto.

A dos semanas de los comicios legislativos, un alto porcentaje de ciudadanos todavía no sabe a quién votar y prevé definir su sufragio dentro del cuarto oscuro. La consultora Opinión Autenticada considera que el 12,4 por ciento de los entrevistados todavía no eligió una oferta electoral en forma definitiva y un 20 por ciento analiza cambiar su voto de acuerdo con la coyuntura de los próximos catorce días de campaña. Contrariamente, el 73 de los consultados evaluó "poco probable" cambiar su sufragio.
Atar cordones. Cada 100 votos conseguidos en territorio bonaerense, 62 provienen del primer y segundo cordón de la provincia de Buenos de Aires. Esa fórmula aritmética enloquece a los ingenieros electorales del oficialismo y la oposición.

Según un sondeo de la consultora Management & Fit, en esos veinticinco distritos el ex presidente Néstor Kirchner atesora su mayor caudal político para las elecciones legislativas: el jefe del Partido Justicialista posee una amplia ventaja sobre los candidatos opositores Francisco de Narváez y Margarita Stolbizer. Y en términos de porcentajes, el consorte presidencial tiene entre 29 y 33 por ciento de intención de voto, contra un 27 y 28 por ciento del millonario empresario.

Para el Frente Justicialista para la Victoria, las cifras disminuyen considerablemente en el interior de la provincia de Buenos Aires. Allí De Narvaéz consigue quitarle alrededor de seis puntos a la fórmula Kirchner-Scioli. Y el Acuerdo Cívicol, cuyas cabezas más visibles son Stolbizer y Ricardo Alfonsín, aparece como el competidor más directo en la búsqueda del voto de los sectores agropecuarios.

Variables. Otro aspecto clave de la elección son las polémicas candidaturas testimoniales, que obligaron al gobernador bonaerense, Daniel Scioli, y al jefe de Gabinete, Sergio Massa, a presentar un texto cargado de ambigüedad en la Cámara Nacional Electoral para despejar las dudas. Según la consultora MBC-Mori, el 76 por ciento rechaza esa estrategia electoral que adoptaron también casi cuarenta intendentes de Buenos Aires. Consultados sobre la posibilidad de que el oficialismo pierda la mayoría en el Congreso y la tarea del gobierno de Cristina Fernández gravite, el 51 por ciento de los entrevistados consideró que se puede administrar el país sin apoyo legislativo. "No sólo no se espera un caos, sino que la mitad de los entrevistados considera que el país está preparado para un gobierno que haga su tarea sin contar con mayoría en el Parlamento", resumió Guzmán Elola, socio director de la consultora MBC-Mori.

Comentá la nota