Todas las miradas sobre la Corte.

Un abogado presentó un recurso extraordinario pidiendo que el tema sea tratado directamente por la Corte Suprema. Uno de sus ministros, Fayt, había advertido que los tiempos no daban. Pero la nueva movida podría obligar a la intervención del máximo tribunal antes del 28 de junio
Luego de que ayer por la mañana el ministro decano de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Fayt, consideró que es "absolutamente imposible" que la causa sobre las candidaturas llamadas testimoniales llegue a ese tribunal por falta de tiempo, pocas horas más tarde un abogado recurrió directamente al máximo estamento judicial del país para requerirle una definición.

Eduardo Barcesat presentó un "recurso extraordinario" ante la Cámara Electoral, pidiendo que la Corte se pronuncie sobre "quienes desempeñan funciones políticas por mandatos vigentes al tiempo de la convocatoria electoral". En ese sentido, sostuvo que "no pueden postularse para distintos cargos electivos sin renunciar previamente al mandato en ejercicio".

La presentación no alcanza al ex presidente Néstor Kirchner (cuestionado por su residencia en la Provincia), pero sí a otros funcionarios con mandato vigente, como el gobernador Daniel Scioli.

El lunes pasado, la oposición impugnó ante la Justicia las candidaturas testimoniales del oficialismo. Poco después, el juez federal electoral bonaerense Manuel Blanco, que debe tratar el tema en primera instancia adelantó que la causa finalmente deberá ser dirimida en la Corte, ya que las partes impugnarán su fallo y el posterior de la Cámara.

A esas expresiones de Blanco les siguieron declaraciones de Fayt, que consideró que es "absolutamente imposible" que la causa sobre las candidaturas testimoniales llegue al máximo tribunal por falta de tiempo.

Fue entonces cuando Barcesat se decidió a presentar un recurso judicial pidiendo la directa intervención de la Corte Suprema. El abogado calificó de "arbitrarias" las decisiones de la jueza María Servini de Cubría y de su superior, la Cámara Electoral, que consideró que no se había producido aún daño alguno, ya que las candidaturas testimoniales no habían sido oficializadas al momento en que fue presentada la acción de amparo.

El abogado explicó que el fallo de la Cámara fue emitido cuando ya habían cerrado los plazos para la presentación de listas y, en consecuencia, las candidaturas testimoniales ya se habían lanzado.

Según Barcesat, "quienes desempeñan funciones políticas por mandatos vigentes al tiempo de la convocatoria electoral no pueden postularse para distintos cargos electivos sin renunciar previamente al mandato recibido".

Ello constituye una "salvaguarda al principio de representación popular, a la fidelidad al mandato recibido del pueblo de la Nación argentina y el ejercicio respetuoso de la función monopólica que detentan los partidos políticos", acotó el profesional del derecho.

En ese sentido, advirtió que de los próximos comicios podrían resultar ungidos candidatos que entablarían un escenario en el cual "quien toma el cargo no sea el elegido por el votante, o que cargos ejecutivos actuales sean abandonados para asumir funciones legislativas, incumpliendo en ese caso el mandato de la anterior elección".

La Cámara Electoral deberá resolver ahora si concede o rechaza el recurso extraordinario; en el primero de los casos, el expediente pasará rápidamente a la Corte Suprema, pero en el segundo será necesario un "recurso de queja", lo que podría demorar el trámite.

Por ello, todas las miradas se posan ahora en la Corte, ya que si la Cámara lo habilita, el alto tribunal tendrá más de un mes para expedirse antes del 28 de junio.

Comentá la nota