Todas las miradas están puestas en el próximo año

Durante los años anteriores, los augurios empresarios para esta fecha estaban relacionados con los porcentajes esperados de crecimiento económico y los cálculos sobre los precios de los granos –fundamentalmente la soja- en el mercado internacional, que siempre terminaron siendo superiores a los previstos.
Evidentemente, este año cambió el signo. El escenario que se vislumbra no es el mejor, al igual que las expectativas de los agentes económicos.

Para Jorge Grasso el año próximo “va a ser complejo desde todo punto de vista; en nuestra zona se va sentir mucho porque había tenido un crecimiento espectacular en los últimos años producto de los valores de las commodities. La ciudad fue un atractivo de inversión importante, ya sea para colocar dinero en la construcción o abrir nuevos comercios”.

El profesional completó la idea diciendo que “se va a sentir porque seguramente se frenará la construcción y habrá cierres de comercios; en este sentido, yo diría que está un poco sobredimensionada la oferta en función a la realidad que estamos viviendo”.

Claudio Seia coincidió en que en la región el futuro inmediato es complicado.

“Se conjugan los dos problemas básicos que ha tenido el campo este año, el conflicto con el gobierno primero y el precio internacional después, con la falta de interés de la gente en el sector. En Villa María ya hay una sobreoferta de los productos de la construcción; eso se iba a ver más allá de la situación general. Hoy la plata que está circulando en inversiones inmobiliarias es producto de la rotación, el que vende algo para comprar otra cosa; en realidad no es plata que venga de otro sector, como el agro o la industria”.

Según Sergio Montagner “el escenario no es bueno, pero no quiero ser alarmista. Vamos a separar las cosas: Terminamos un buen año. En general el sector empresario cierra el 2008 con muy buen nivel de facturación y producción. Pero es por la inercia que traíamos. La caída en las ventas desde octubre hacia delante ha sido notoria y para marzo o abril puede ser complicado, salvo que aparezcan otras medidas, como el crédito y otras cosas que ayuden a que se reactiven las expectativas, que hoy están por el piso. Todos tenemos malas expectativas y hay que ver como revertir eso”.

Comentá la nota