Todas las miradas conducen al Senado

Tanto ATE como Amsafé reconocieron que no será sencillo obtener la recomposición salarial que reclamarán ante la reforma tributaria acotada que aprobó la Legislatura,

como planteó Binner. Voces a favor de una estructura impositiva progresiva.

La "imposibilidad" de otorgar subas salariales del 20 por ciento a los agentes públicos planteada por el gobernador Hermes Binner no sorprendió a los gremios estatales enrolados en la CTA. "Es parte del folclore de principios de año", ironizó Jorge Hoffman, secretario general de ATE quien de inmediato admitió que la recomposición a reclamarse en paritaria tendrá dificultades de concretarse por la reforma tributaria acotada que sancionó la Legislatura. "La solución de fondo pasa por discutir en serio la redistribución del ingreso en la provincia", indicó el dirigente gremial para después manifestarse a favor de gravar con el impuesto a los Ingresos Brutos a la industria y a la construcción, como pretendía la Casa Gris. Desde Amsafé, el secretario adjunto, José Testoni aclaró que, aunque al sindicato docente "no le consta que la provincia no tenga los fondos para otorgar los aumentos que se reclamarán", consideró "fundamental que Santa Fe, al igual que la Nación avance hacia esquemas impositivos progresivos donde lo sectores que más capacidad contributiva tienen, más aporten al fisco".

El lunes, en su primera aparición pública tras las vacaciones, Binner abrió informalmente la discusión salarial en Santa Fe. Consultado por el aumento del 20 por ciento que los gremios estatales llevarán a la paritaria, el gobernador señaló: "Es imposible, magia no podemos hacer, salvo que me digan dónde están los recursos", sostuvo para después, más conciliador agregar: "Si hay dinero, vamos a pagar todo lo posible porque los trabajadores lo merecen".

Los dichos del jefe de la Casa Gris no sorprendieron a la dirigencia gremial. "Es parte del folclore de principios de año", ironizó Hoffman para después admitir que "la situación fiscal de la provincia es compleja a raíz del revés que sufrió el gobierno al sancionar la Legislatura un Presupuesto acotado".

No obstante ello, el líder de ATE sugirió en diálogo con LT8 que "deben buscarse puntos de equilibrio ya que el reclamo de recomposición salarial corresponde por la inflación y por el atraso histórico de las remuneraciones. Nosotros no manejamos cifras ni porcentajes de antemano, pero el 20 por ciento que se instaló (a partir de los dichos del jefe de UPCN, Alberto Maguid) nos parece sensato y razonable".

Para Hoffman, la clave "pasa por instalar en la agenda pública provincial la discusión en torno a la distribución de la riqueza". En ese sentido, el dirigente gremial se mostró partidario de gravar con el impuesto a los Ingresos Brutos a la industria y a la construcción, como pretendía la Casa Gris. "Por dos razones, por un lado porque las provincias vecinas como Córdoba, Buenos Aires y Entre Ríos lo hacen, y por otro lado porque en los últimos años, a excepción de 2009, el producto industrial subió fuertemente y obtuvo notables ganancias".

Más allá del tono conciliador que adoptó, el secretario general de ATE advirtió que "si no hay novedades a fines de febrero en la paritaria, vamos seguramente hacia un escenario conflictivo".

Desde Amsafé, el secretario adjunto José Testoni aclaró que al gremio docente "no nos consta que la provincia no pueda pagar los incrementos que estamos reclamando para recomponer nuestros salarios ante el incremento del costo de vida. Queremos ver los números sobre la mesa y negociar como en toda paritaria, sabiendo de antemano que 2010 será un año difícil". Testoni dijo estar de acuerdo con la línea argumental trazada por Hoffmann "como lo hemos hecho siempre Amsafé y ATE en la CTA. Estamos convencidos que tanto la Nación como la provincia deben avanzar hacia esquemas tributarios progresivos donde los sectores más concentrados y con capacidad contributiva aporten más que los sectores medios y bajos. Pero esto debe ser tanto a escala provincial con Ingresos Brutos como a nivel nacional, por ejemplo con las retenciones móviles que el socialismo no acompañó en su momento".

Comentá la nota