"Toda la dirigencia quiere que sea candidato a gobernador"

De la Sota aseguró que el 2011 no está hoy en sus planes pero que hará lo que defina el PJ. Dijo que no plantea ir a internas con Schiaretti aunque pidió que el congreso partidario lo designe para presidir el justicialismo. Manifestó que quiere elegir a los candidatos a intendente en cada pueblo de la provincia
Jo­sé Ma­nuel de la So­ta in­sis­te: quie­re pre­si­dir el jus­ti­cia­lis­mo cor­do­bés aun­que ase­gu­ra que lo me­jor se­ría evi­tar una in­ter­na con el go­ber­na­dor Juan Schia­ret­ti y bus­car la uni­dad. Pro­po­ne que el con­gre­so par­ti­da­rio se reú­na y lo ubi­que en la con­duc­ción. Di­ce que des­de allí ayu­da­rá al re­ver­tir el du­ro gol­pe que sig­ni­fi­có pa­ra el PJ sa­lir ter­ce­ro en la elec­ción del 28 de ju­nio y que es­tá dis­pues­to a ele­gir per­so­nal­men­te a los can­di­da­tos a in­ten­den­te pa­ra el 2011 y el 2012.

Pe­ro, ade­más, sos­tie­ne que, por una­ni­mi­dad, la di­ri­gen­cia pe­ro­nis­ta le es­tá pi­dien­do que sea can­di­da­to a go­ber­na­dor. "No es­toy pen­san­do en eso pe­ro ha­ré lo que di­ga el par­ti­do", di­jo.

De la So­ta re­ci­bió a PUN­TAL en la se­de de la fun­da­ción de su mu­jer, Adria­na Na­za­rio, ubi­ca­da en Al­vear 960.

- ¿En qué si­tua­ción es­tán hoy la in­ter­na y su pre­ten­sión de pre­si­dir el par­ti­do?

- Nun­ca plan­teé elec­cio­nes in­ter­nas, siem­pre plan­teé una pro­pues­ta de unión, un ba­ño de cor­du­ra, de res­pon­sa­bi­li­dad des­pués de una gra­ví­si­ma de­rro­ta del pe­ro­nis­mo. Por más que al­gu­nos pre­ten­dan mi­ni­mi­zar­la ha si­do muy gra­ve por­que, por pri­me­ra vez en la his­to­ria, el pe­ro­nis­mo sa­lió ter­ce­ro. No im­por­ta si las di­fe­ren­cias fue­ron gran­des o no tan gran­des. El par­ti­do ne­ce­si­ta un ac­to de re­fle­xión bus­can­do lo uni­dad por­que la di­vi­sión no es bue­na pa­ra nin­gún par­ti­do po­lí­ti­co. Por eso mi vo­ca­ción es ar­mo­ni­zar.

To­dos me re­co­no­cen co­mo un gran com­po­ne­dor y ca­sual­men­te es lo que quie­ro ha­cer: res­ta­ñar las he­ri­das, re­com­po­ner las re­la­cio­nes de­te­rio­ra­das y ten­go una vi­sión de lo que pa­só y lo que quie­ro que pa­se en el fu­tu­ro. Un vie­jo re­frán di­ce: pa­ra sa­lir de un la­be­rin­to hay que mi­rar­lo des­de arri­ba. Y yo mi­ro des­de arri­ba el pro­ble­ma que hoy tie­ne el par­ti­do por­que no es­toy com­pro­me­ti­do con nin­gu­na de las par­tes en cues­tión, por­que no bus­co ho­no­res ni ten­go va­ni­da­des.

- ¿Y cuál es su in­ten­ción en­ton­ces?

- Quie­ro ser útil. Al­gu­nos me con­tes­tan con vien­tos de in­ter­na. No sé adón­de van. Hay una fe­cha fi­ja­da pa­ra el 22 de no­viem­bre. Es­pe­ro que an­tes ha­ya una ac­ti­tud de to­dos los di­ri­gen­tes del par­ti­do mo­de­ra­da, que nos pon­ga­mos de acuer­do en una con­duc­ción par­ti­da­ria que me per­mi­ta ayu­dar­lo a Schia­ret­ti, apo­yar su go­bier­no pa­ra que no se de­bi­li­te des­pués de una de­rro­ta y, al mis­mo tiem­po, ir pre­pa­ran­do nues­tro par­ti­do pa­ra vol­ver a ena­mo­rar a los cor­do­be­ses en el 2011. Por eso pro­pu­se di­ri­gir el par­ti­do en es­ta eta­pa.

- ¿Po­dría ha­ber un acuer­do pa­ra pos­ter­gar la in­ter­na?

- Nun­ca he plan­tea­do la in­ter­na. A es­ta in­ter­na la fi­jó el con­gre­so del par­ti­do. Si el go­ber­na­dor o cual­quie­ra de los di­ri­gen­tes que hoy es­tán en el go­bierno quie­ren pos­ter­gar la in­ter­na, lo úni­co que tie­nen que ha­cer es con­vo­car al con­gre­so del par­ti­do y ex­pli­car por qué.

- Ese re­tra­so es­ti­ra­ría la si­tua­ción que exis­te hoy.

- Mi vo­lun­tad es de apo­yo tan­to al go­bier­no co­mo a la reor­ga­ni­za­ción del par­ti­do. Lo que es­tá cla­ro es que no se pue­de se­guir de la mis­ma ma­ne­ra por­que los re­sul­ta­dos no han si­do bue­nos. Y to­do es­to en me­dio de una si­tua­ción com­pli­ca­da. A mí has­ta me da ver­güen­za ha­blar de in­ter­nas por­que con es­te ta­ri­fa­zo del gas, por ejem­plo, a un po­bre ju­bi­la­do que ga­na 1.200 pe­sos le lle­ga una fac­tu­ra de 500 pe­sos de gas ¿Qué va­mos a ha­blar de in­ter­nas? Yo no quie­ro pe­lear por in­ter­nas, quie­ro pe­lear por la gen­te. He si­do pre­si­den­te de par­ti­do mu­chí­si­mos años y en ma­yo re­nun­cié pa­ra de­jar­le las ma­nos li­bres a Schia­ret­ti, que es mi su­ce­sor. De­bo ser el ex go­ber­na­dor me­nos com­pli­ca­do por­que­ no me he me­ti­do nun­ca por­que el go­ber­na­dor es él. Y nun­ca me voy a me­ter aun­que sí creo que lo pue­do ayu­dar mu­cho, que Schia­ret­ti so­lo no tie­ne tiem­po pa­ra de­di­car­se al par­ti­do. Bue­no, aho­ra ten­go tiem­po y no ten­go am­bi­cio­nes. 

- ¿Us­ted quie­re en­ton­ces que el congreso defina la conducción?

- Pien­so que lo me­jor se­ría eso, que ha­ya uni­dad. Pien­so que hoy rea­brir he­ri­das no se­ría bue­no, aun­que tam­bién es cier­to que no hay que te­ner­le mie­do a la de­mo­cra­cia del par­ti­do. Pero, si no hay más re­me­dio, hay que ha­cer una in­ter­na res­pe­tuo­sa, sin agra­vios.

- ¿Po­dría se­guir en el car­go un go­ber­na­dor que pier­de una in­ter­na?

- Sí, por su­pues­to que sí, có­mo no.

- El schia­ret­tis­mo di­ce que se afec­ta la go­ber­na­bi­li­dad y lo acu­san a us­ted de aten­tar con­tra la es­ta­bi­li­dad del go­bier­no.

- No, no, no sé por qué al­guien pue­de ha­ber di­cho eso. Es una irres­pon­sa­bi­li­dad.

¿Quién más que yo tra­ba­jó pa­ra que Schia­ret­ti fue­ra go­ber­na­dor? Us­te­des me vie­ron re­co­rrer los ba­rrios de Río Cuar­to cuan­do él to­da­vía no era can­di­da­to del par­ti­do y yo lo pro­po­nía. En­tien­do que des­de que asu­mió de­ci­dió dar­le un per­fil dis­tin­to a su ges­tión, pe­ro no he bus­ca­do en­tro­me­ter­me en na­da. En 18 me­ses no ha­blé nun­ca de ges­tión con él. Pe­ro, en lo par­ti­da­rio lo pue­do ayu­dar. Lo puedo ayu­dar a de­fen­der los de­re­chos de Cór­do­ba fren­te al go­bier­no na­cio­nal, lo puedo ayu­dar to­man­do a mi car­go la se­lec­ción de to­dos los que van a ser can­di­da­tos a in­ten­den­te en 2011 y 2012, pre­pa­ran­do el plan de go­bier­no pa­ra la eta­pa que vie­ne. En esas co­sas creo que ten­go au­to­ri­dad y ex­pe­rien­cia.

- Ha di­cho que, des­de ha­ce mu­chos años, es el lí­der na­tu­ral del pe­ro­nis­mo cor­do­bés.

- No, ha­blar de lí­de­res es un tan­to os­ten­to­so. Yo, na­tu­ral­men­te, he ve­ni­do con­du­cien­do el pe­ro­nis­mo en diez triun­fos se­gui­dos a par­tir de que fui elec­to go­ber­na­dor el 20 de di­ciem­bre de 1998. Ga­nar 10 elec­cio­nes se­gui­das no ha­bía ocu­rri­do nun­ca an­tes en la his­to­ria de Cór­do­ba. Lo me­jor que pue­do ha­cer por la de­mo­cra­cia es pre­pa­rar al pe­ro­nis­mo, apo­yar al go­bier­no de Schia­ret­ti, for­mar a los can­di­da­tos pa­ra la pró­xi­ma elec­ción. Creo que ésa es una ta­rea no­ble y yo me ofrez­co sin nin­gún ti­po de otro in­te­rés, aun­que mu­chos di­gan que yo ten­go que ser el can­di­da­to. Di­ría que hay una­ni­mi­dad en la di­ri­gen­cia, que quie­re que yo sea el can­di­da­to a go­ber­na­dor en 2011, pero no es­toy bus­can­do can­di­da­tu­ras si­no dar­le un ser­vi­cio al par­ti­do.

- ¿Us­ted se­ría can­di­da­to otra vez?

- Creo que hoy ha­blar de can­di­da­tu­ras es fal­tar­les el res­pe­to a quie­nes les lle­gó el ta­ri­fa­zo del gas, por ejem­plo. No me preo­cu­pa nin­gu­na can­di­da­tu­ra. Por su­pues­to que es­toy dis­pues­to a ha­cer lo que me pi­da mi par­ti­do. De to­das ma­ne­ras hoy no es mi preo­cu­pa­ción.

Marcos Jure

mjure@puntal.com.ar

¿Adriana 2012?

Pa­ra Jo­sé Ma­nuel de la So­ta, el PJ ya de­be ir eli­gien­do los can­di­da­tos a in­ten­den­te pa­ra las elec­cio­nes de 2011 y 2012. Pa­ra Río Cuar­to pro­pu­so una se­rie de nom­bres, en­tre los que des­ta­có a Adria­na Na­za­rio, su mu­jer.

"El pe­ro­nis­mo tie­ne que ga­nar en 2012. Creo que las ges­tio­nes del ra­di­ca­lis­mo han de­ja­do una de­man­da in­sa­tis­fe­cha de la po­bla­ción muy al­ta. El ac­tual in­ten­den­te no es­tá pu­dien­do go­ber­nar, hay mar­chas y con­tra­mar­chas, mi­ren los pro­ble­mas con Gam­sur, in­clu­so hay cier­to tu­fi­llo de co­sas que no se es­cla­re­cen. El pe­ro­nis­mo tie­ne can­di­da­tos muy bue­nos. Creo que Tin Sán­chez hu­bie­ra he­cho una me­jor ges­tión y de­be te­ner vo­lun­tad de ser can­di­da­to. Mi­guel Mi­nar­di, por ejem­plo, es un can­di­da­ta­zo. Hu­go Abra­han ha si­do un muy buen fun­cio­na­rio de nues­tra ges­tión. Al­gu­nos ha­blan de que pue­de ser can­di­da­to Juan Manuel Lla­mo­sas, que fue de­fen­sor del Pue­blo con mu­cho éxi­to. Y ni les cuen­to si Adria­na to­ma­ra la de­ci­sión de ser can­di­da­ta. Se­ría una gran in­ten­den­ta, por su ca­pa­ci­dad, por su ho­nes­ti­dad y por­que quie­re a Río Cuar­to co­mo nin­gu­no".

Comentá la nota