En Toay: Salud Pública tiene una casa abandonada

Sergio Alfaro y su esposa están viviendo hace más de una semana en la entrada de una casa del barrio de profesionales de la salud en Toay. La vivienda fue entregada al médico Eduardo Pinchevsky, pero fue abandonada hace más de cinco años.

La casa se encuentra en una cuadra de seis viviendas ubicado en la calle Urquiza, entre España e Italia. Los terrenos fueron entregados a la Municipalidad de Toay por la Cooperativa Popular de Electricidad, y los materiales para la construcción fueron donados por el Instituto Provincial Autárquico de la Vivienda. Las casas serían destinadas a profesionales de la salud que trabajan en el hospital "Segundo Taladriz".

"La vivienda se encuentra en pésimas condiciones: los vidrios están todos rotos y el patio trasero está lleno de basura y yuyos. Está abandonada, y el municipio no ha mandado a nadie para que la inspeccione", indicó Alfaro a LA ARENA.

Alfaro hace más de dos meses que reclama esa casa. "Mi esposa es enfermera en el hospital, y cuando nos enteramos que había una vivienda deshabitada en el barrio de los profesionales, fuimos a pedirla a la municipalidad", comentó. Sin embargo, las autoridades municipales le dijeron que ese complejo no pertenece a la comuna, sino al gobierno provincial.

De esta manera, Alfaro viajó hasta Santa Rosa, y, en Casa de Gobierno, se entrevistó con funcionarios de la Subsecretaría de Salud, quienes le informaron que el complejo era propiedad del IPAV. Creyendo que sería el último lugar que visitaría, luego se dirigió al IPAV. Pero allí, increíblemente, lo derivaron a la Municipalidad de Toay, diciendo que las casas siempre fueron de ese municipio.

Tras reunirse varias veces con el intendente y los concejales, éstos le prometieron que harían lo posible para "buscar algún papel" que certifique la propiedad de la vivienda. Entonces, Alfaro, taxista y conductor de un programa radial en una FM local, decidió ir hasta la casa abandonada y quedarse en la entrada hasta que se la den.

Denuncia.

Al enterarse de esa "protesta", Eduardo Pinchevsky, último habitante de la casa y poseedor de la llave de la misma, presentó una denuncia a la Seccional Quinta por usurpación. En la denuncia, el médico estableció que hace dos años que no vive en esa casa. "Sin embargo, sabemos que un muchacho suele ir allí con su pareja cada dos o tres días. Alguien le ha dado la llave a él, que no es enfermero, ni trabaja en el hospital, pero a mi mujer no se la pueden dar" comentó el taxista ofendido.

"Yo estoy en la entrada de la casa. No he roto nada ni he querido entrar por la fuerza, que es lo que muchos esperan que haga para poder así sacarme. Esa casa no está adjudicada a nadie y es para profesionales de la salud. Como mi mujer es enfermera y está deshabitada, lo que estoy haciendo no lo considero una usurpación", afirmó.

"Aparentemente, Pinchevsky tiene un comodato con la municipalidad desde hace más de 15 años, aunque ese tipo de contrato debe renovarse cada dos", explicó Alfaro.

Pinchevsky, ex-director del Hospital de Toay, está sospechado de colaborar con la represión ilegal durante la última dictadura militar. Incluso el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, envió al gobierno provincial un informe de la Comisión Argentina de Derechos Humanos, redactado hace 25 años en Madrid en base a testimonios de ex detenidos durante la dictadura, que detalla cómo colaboró con los represores del centro clandestino La Perla, que funcionó en Córdoba. Actualmente reside en una quinta de Toay, y no ejerce su profesión en el hospital público.

Comentá la nota