"Un título siempre te da más hambre".

PABLO PRIGIONI: Llegó hace diez años a España y se convirtió en un base top de Europa, pero no se conforma.
La clásica celebración con los hinchas del Tau en la plaza de la Vírgen Blanca, la patrona de Vitoria, tuvo a Pablo Prigioni cumpliendo la misma función que en la cancha: conductor. Un día después de la conquista de la Copa del Rey, el base cordobés saludó en la lengua vasca y arrancó con los cantitos. Hasta dijo, como voz del plantel, que esperan "volver más veces en esta temporada". Anoche, con Olé, hizo la última pausa antes de seguir en busca de ese objetivo (mañana visitan a Milano por la Euroliga).

-Es tu 10ª temporada en España, te afianzaste como el conductor de un equipo top de Europa y con la Copa del Rey llegaste a ocho títulos. ¿Te lo imaginabas cuando empezaste en 9 de Julio de Río Tercero?

-No, quería jugar y llegar a la Liga, era lo máximo. Siempre me pongo objetivos a corto plazo. Di pasos pequeños. Me costó en Fuenlabrada y en Alicante pensé en otro: jugar en un equipo grande para conseguir títulos. Y son muchos más de lo que imaginaba.

-¿Ahora qué te falta?

-Ganar es una sensación única. Me planteo intentar ganar lo próximo que juguemos. Un título siempre te da más hambre.

-¿La Euroliga es el gran objetivo? Llegaron al Final Four cuatro veces.

-Sí, es mi deseo y el del club también. Perseguimos ese título hace mucho. Pero ganar en Europa es complicado, competimos con equipos que doblan nuestro presupuesto y juntan varias figuras.

-¿Y la NBA? Tuviste una oferta de Houston...

-Lo veo más lejano. Quiero seguir ganando títulos acá. Me planteo cosas más reales. Pero, si viene algo, lo voy a evaluar.

-¿En qué cambiaste desde tu llegada a Fuenlabrada en la 99/00?

-La cabeza. Adaptarme al básquet europeo y modificar mi forma de jugar. Saber explotar a los jugadores que tienen más talento.

-Los chicos, como Nocedal, se fijan en vos. ¿A quiénes miraste para aprender el oficio?

-A mí me gustaba mucho cómo controlaba el juego Marcelo Milanesio. En España me fijaba en dos con el mismo estilo: Nacho Azofra y en Jasikevicius.

-¿Cuándo te diste cuenta de que eras útil más allá de los puntos?

-En la primera temporada en Tau, al lado de Luis (Scola) y el Chapu (Nocioni). Ahí vi que podía hacerles daño a los rivales si les pasaba la pelota a ellos en el momento oportuno.

-En Tau siempre hubo buenos bases: Calderón, Ukic, Planinic y ahora Ilievski. Pero el titular sos vos. ¿Cómo se hace?

-El base tiene que conseguir que los compañeros deseen jugar con él. Que te quieran tener en la cancha y se sientan cómodos. Que sepan que los vas a favorecer con tu juego.

-¿Qué te pide Ivanovic?

-Tiene las cosas claras. Nos conocemos porque lo tuve tres años. Sé lo que quiere y no me dice mucho. Me da libertad para hacer que el equipo juegue. Pero sigue siendo duro...

-Durante cuatro temporadas formaste un dúo dinámico con Scola. ¿Cómo fue la adaptación para seguir ganando sin Luis en el equipo?

-Cuando se fue Luis todos pensaron que lo íbamos a notar más. Pero se dio como con Calderón, Chapu y Macijauskas... El equipo siempre se sobrepuso.

-No paraste desde la preparación para los Juegos Olímpicos. ¿Se siente?

-Ahora lo estoy pagando un poco. Espero superarlo. Necesito descansar porque llevo dos años iguales.

-¿Y la Selección? Ahí que jugar el Premundial.

-Quiero ver cómo termino el año. En mayo cumplo 32... No tuve vacaciones, dejé la Selección y me metí en la montaña con Tau, muerto... Pero igual pude disfrutar mucho los dos últimos años con la Selección. Eso me motiva.

Comentá la nota