"Con el título bajo el brazo..."

Montoya no cae: campeonato con Vélez, un premio a manos de Fillol y ahora, su hija: "No lo puedo creer".
Agustina, Mía y Sofía, sus sobrinas, revolotean por el lugar. Su mujer, Mariana, luce feliz su panza de ocho meses e invita unos cafés. Mientras, el arquero del campeón, Germán Montoya, se acomoda en una silla para recibir a Olé en la calidez de su hogar. "No vemos la hora de que nazca Jazmín, estamos ansiosos y felices", dicen a coro Germán y Mariana, y sus sonrisas lo dicen todo, resumen la emoción de la espera... Y de su actualidad futbolística: el cordobés muestra el trofeo y el cuadro que le regaló uno de sus ídolos, el Pato Fillol, por haber sido el mejor arquero del Clausura.

-¿Cómo canalizás tantas emociones? Campeón y encima con la valla menos vencida del torneo.

-Con mucha felicidad. El otro día tuve la posibilidad de conocerlo personalmente al Pato Fillol y fue una alegría enorme. Todavía no lo puedo creer. Son emociones que uno trata de compartirlas con el grupo, siendo agradecido con todo el cuerpo técnico y con toda la gente que trabaja en el club. Uno no se olvida de todo el esfuerzo que hicieron los dirigentes en el 2007 cuando me tocó la posibilidad de venir. Todas estas cosas me hacen más fuerte para seguir.

-Encima en un mes va a nacer Jazmín, tu primera hija. ¿Algo más?

-Me sorprendió todo y de buena forma. Compartir el título con la familia, amigos... Y después el hecho de poder formar una familia. Es una experiencia nueva, me llena de incertidumbre. Pero me siento con ganas y capacitado para ser papá primerizo.

-¿Imaginás ser un padre celoso en un futuro?

-Esperemos poder tener la tranquilidad necesaria y no ser tan cuida. Con las nenas es difícil, va a costar.

-¿Al final todos los bebés vienen con un campeonato bajo el brazo?

-Ja. Uno no les quería meter presión, porque algunos todavía no han nacido, ¡pero sí! Cacace tuvo su primer hija hace una semana. Falta poco para que nazcan la mía, la de Barovero y también el bebé de Somoza, el único varón de todos. Vienen con un campeonato bajo el brazo.

-Razzotti cumplió y se cortó el pelo. ¿Va a haber gastadas el lunes?

-Seguramente, ja. Pero no porque le haya quedado mal, sino porque no me lo imagino con el pelo corto. -¿Y Montoya?

-Yo no sé si pelado, pero algo vamos a tener que hacer, vamos a ver...

Comentá la nota