Titularización docente: veto parcial a la ley, que vuelve al Senado.

El Gobernador observó el Artículo 4 de la norma, que habilita la tiularizacion "masiva". La Cámara alta deberá definir ahora el rechazo o no del veto. Los gremios buscarán los números para insistir con el acceso a concursos de educadores con títulos habilitantes y supletorios
El gobernador, Arturo Colombi, vetó, aunque en forma parcial, la ley de Titularización docente que ahora deberá regresar al Senado. El Ejecutivo observó el Artículo 4 del proyecto que posibilita la titularización "masiva" y de excepción. Ahora, el debate se reinstala en la Cámara alta donde los gremios buscarán las voluntades necesarias para insistir en la búsqueda de que también los educadores con títulos habilitantes y supletorios puedan acceder a los concursos para adquirir la titularidad.

"Observase el Artículo 4º de la Ley 5.876, atento a los considerandos expuestos", reza la parte resolutiva del decreto Nº 522 que Colombi firmó el pasado 24 de abril. Ocho días después de que la Cámara de Diputados diera la media sanción que faltaba para convertir en ley al conflictivo proyecto de titularizacion docente.

"La inclusión de los títulos habilitantes y supletorios auspiciada por la ley, repercute negativamente en quienes se están formando específicamente como docentes, provocando respecto a ellos una injustificada discriminación", señala uno de los considerandos.

Además, "significa transgredir, tanto disposiciones expresas del plexo normativo vigente, así como quebrantar su espíritu", agrega otro de los justificativos en los que el Gobernador apoyó la decisión de vetar el articulo del "conflicto". Cabe recordar que ya en el Senado, el año pasado, el oficialismo trató de evitar que la ley contemple la titularizacion "masiva" pero gremios y oposición lograron los votos necesarios para que el proyecto permita a los educadores sin títulos docentes, por única vez, puedan concursar para lograr la titularidad de sus cargos. En Diputados, continuó la disputa entre las posturas oficialista y opositora, hasta que el pasado 8 de abril, se logro la sanción de la norma.

La posibilidad de veto estaba latente. Finalmente, el decreto correspondiente llegó a la Legislatura, anteayer, 2 días antes de que venza el plazo que tenía el Gobernador para vetar o no la ley.

Ahora, el proyecto vuelve a la cámara de origen. La discusión se reinstala así en el Senado donde en las próximas sesiones deberá definirse si se rechaza el veto o queda firme. Para frenar la observación del Ejecutivo, se necesitan dos tercios. Los sindicatos docentes recorrerán entonces los despachos de los senadores en busca de las 9 voluntades que les posibilite insistir con el Articulo 4.

Pero el escenario en la Cámara alta se presenta complicado para el interés sindical.

De hecho, muchos analizan que el Ejecutivo no hubiese avanzado con un veto si no cuenta, en el Senado, con los números necesarios para lograr que quede firme.

Comentá la nota