El titular de UATRE dijo que “por ahora no hay despidos” .

Pedro Nuñez señaló que las denuncias están dentro de la media, pero se mostró expectante por lo que pueda ocurrir
Frente a los reclamos cada vez más frecuentes de los productores rurales de la región encolumnados en la Sociedad Rural de Río Gallegos, por estos días se hace muy difícil ensayar un pronóstico sobre lo que pueda ocurrir en el sector durante el año.

El delegado para Río Gallegos de la Unión Argentina de Trabajadores Rurales y Estibadores, Pedro Núñez, se mostró interesado por lo que pueda ocurrir con los trabajadores. Asimismo ratificó que se habla de despidos masivos pero las denuncias que reciben en el sindicato están dentro de la media. “Esto no quiere decir que más adelante no se produzcan”, señaló en relación a los comentarios que circularían.

El dirigente sostuvo que los sueldos se han ido acomodando de acuerdo a la situación. “El trabajador rural no vive una de las mejores épocas económicas, pero los sueldos que tenemos, mas los años de antigüedad por servicio y la ventaja que tiene el trabajador rural, que no la tiene el trabajador común, con la comida y la vivienda, exentos del pago de servicios, hacen un salario mejor a muchos trabajadores de otros rubros”, comentó.

El dirigente recordó que durante el 2008 hubo un 35 % de aumento para los trabajadores rurales, y se mostró con expectativas de alcanzar otra suba similar para este año. A la vez que aclaró que la situación es difícil de acuerdo a los comentarios que indican una baja en la producción y en el valor de lana.

Nuñez se refirió como un “tema pendiente” el despido de trabajadores y las razones que esgrimen los productores rurales de que “no cierran los números”.

“El del trabajador rural no es tampoco para decir que es un gran sueldo sino que está acorde a las circunstancias”, insistió.

En la actualidad un peón general esta percibiendo en mano algo más de 1200 pesos, después de los descuentos por aportes, a lo que habría que sumarle vivienda y comida que reciben como parte de pago.

El dirigente remarcó que un trabajador rural debería cobrar un 30 % más de lo que está percibiendo hoy en día, e insistió que por el contexto la situación de estos no es mala ni mucho menos. Y aclaró que siempre están “peleando por más”.

En este marco, es importante recordar las palabras del titular de la Sociedad Rural Río Gallegos, Roberto Arbilla, quien manifestó que están en graves dificultades, especialmente por una baja internacional de los productos y un fuerte aumento de los costos internos, “estamos en una situación bastante crítica”, dijo días atrás.

Comentá la nota