El titular de la EPE justificó el nuevo aumento tarifario del 6%

La decisión de la EPE de instrumentar en el arranque de 2010 el cuarto incremento tarifario en lo que va de la actual gestión socialista, enardeció los ánimos de los usuarios. Es cierto que la medida no fue una novedad, ni se anunció de manera sorpresiva. Pero el momento en el que se reflotó el tema coincidió con centenares de reclamos de vecinos de toda la provincia, ofuscados por los reiterados cortes de luz.

En diálogo con El Litoral, el titular de la empresa, Daniel Cantalejo, aclaró que aún no está definido desde cuándo se aplicará el aumento, pero insistió en advertir que no se trata de una "primicia", sino de una situación ya evaluada.

"Esto lo elevamos como propuesta de la empresa en mayo de 2008, cuando ya estaba esta previsión. Incluso lo comentamos en las cámaras (legislativas) cuando estuvimos en la Comisión de Hacienda (de Diputados) y también con senadores. Y periodísticamente, esto se habló a fines del año pasado", expresó. Respecto de la fundamentación del aumento, sostuvo que lo que se pretende es "la recuperación de la sustentabilidad de la empresa. Es una recuperación gradual para que no afecte fuertemente a nuestros clientes, sino que podamos ir ajustando con incrementos graduales todos los fondos que necesitamos como para seguir manteniendo el servicio eléctrico".

Cantalejo dijo que estas actualizaciones "acompañan el incremento natural de costos del país por la inflación", y aclaró que "para que el impacto no sea tan importante, también tenemos previsto un esquema de endeudamiento de entre los 100 y 150 millones de pesos para destinarlo a la ejecución de obras". El funcionario dijo que lo que se recaude con el aumento del 6% (alrededor de cien millones de pesos), se destinará a financiar costos operativos de la empresa y a su plan de inversiones.

Réplica al PJ

La nueva actualización tarifaria provocó una áspera reacción en el justicialismo. Legisladores de ese sector consideraron que antes de volver a tocar el bolsillo de los usuarios, la EPE debía explicar por qué invirtió mucho menos de lo que había prometido, teniendo cuenta que mejoró notablemente su recaudación.

Consultado al respecto, Cantalejo aseguró que la EPE también sufrió las consecuencias de la crisis por la que atravesaron muchas industrias del país. "La actividad metalmecánica tuvo una crisis en el mundo que afectó a la Argentina y más fuertemente a Santa Fe, que tiene una sólida estructura productiva. A eso se sumó una sequía muy importante que hizo que la actividad relacionada con el agro cayera fuertemente. Con todo eso, la EPE también tuvo menores ventas de energía, por lo tanto, contamos con menos ingresos de los previstos. Entonces, así como esas empresas se vieron afectadas, nosotros también", afirmó.

Cantalejo admitió que este panorama afectó las previsiones de la empresa y "lentificó el desarrollo de algunos programas". De todas maneras, advirtió que "no debe perderse de vista que pese a todas las dificultades, la inversión en términos globales y en dólares, va a estar en los últimos dos años en los mismos niveles que en los cuatro años de la gestión anterior".

El funcionario aseguró que todos los avances de la empresa "no pueden ser tapados por una coyuntura", como lo son los temporales que provocan más cortes de energía que lo normal.

"Nuestros números no coinciden con esa apreciación (del PJ) y, además, son absolutamente auditables, a punto tal, que esta cuestión de las tarifas ya se conocía y además se votó; es ley. Ahora, si se quiere mostrar a Santa Fe con un grado de dificultad eléctrica, creo que hay que mirar otras provincias. Si nos fijamos el punto desde el cual partimos, estamos teniendo una performance que es muy satisfactoria en la prestación del servicio", aseguró.

Marco regulador

Una de las materias pendientes en el ámbito del servicio energético provincial es la creación de un ente de control. Cantalejo consideró "legítima" la necesidad de contar con nuevo marco regulatorio para el sector, pero aclaró que eso llevará tiempo.

"No se hace de la noche a la mañana -aclaró-. Además, requiere del consenso de todos los actores. Tenemos la idea de avanzar con esto, pero tiene que implicar un sistema que funcione de manera permanente y por muchos años", dijo.

Cantalejo aclaró que no se trata sólo de un marco regulatorio para el servicio energético, puesto que la EPE puede en el futuro incorporar nuevas tecnologías que derivarían en otro tipo de servicios, como tecnologías de información y comunicación. "También ello debería estar contemplado en un marco regulatorio", opinó.

En cifras

100 millones de pesos es lo que pretende recaudar la Empresa Provincial de la Energía como consecuencia del aumento del seis por ciento en la tarifa.

600 operarios son los que dejaron la EPE, según aseguró Daniel Cantalejo, durante el período pre privatizador, como consecuencia del régimen de retiros voluntarios. "Fue una gran pérdida de cuadros técnicos", aseguró.

Comentá la nota