Tiros, detenidos y heridos en una pelea de la Uocra

Fue en una asamblea que se hizo en Lomas de Zamora; acusaron a un dirigente peronista
LA PLATA.- Otra vez un conflicto sindical se dirimió a los tiros: el enfrentamiento terminó con cinco heridos, uno de ellos, un obrero que recibió tres balazos. Ocurrió ayer a la mañana, durante una asamblea de la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina (Uocra) que se realizó en una obra, en el barrio Villa Galicia, de Lomas de Zamora. Según fuentes sindicales, en el enfrentamiento participaron hombres de ese gremio y del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Construcción (Sitraic).

La pelea concluyó cuando la policía llegó a la obra, en el cruce de las calles Fonrouge y Viamonte, aprehendió a diez mayores y un menor (nueve de Sitraic y dos de la Uocra) y trasladó al herido, identificado como Daniel Robledo, de 35 años, al hospital Gandulfo, situado a pocas cuadras de ese lugar.

Robledo había recibido un balazo en una pierna, otro en un brazo y un tercero le había atravesado los dos pulmones. Debió ser operado, y al cierre de esta edición permanecía internado, estable. Hubo otros cuatro heridos, pero sufrieron lesiones leves.

En el lugar, los investigadores secuestraron dos pistolas calibre 9 mm y un revólver 38. Según fuentes del caso, fueron identificadas las dos personas que dispararon: una sería un chofer del secretario general del Sitraic, Víctor Grossi. El otro, que también sería de Sitraic, fue identificado como "El Cebolla" González.

Versiones encontradas

Una vez que la policía dominó la situación, empezaron a circular las acusaciones cruzadas entre distintas facciones sindicales. Las versiones eran directamente opuestas, según la fuente. Será el fiscal Andrés Devoto, a cargo de la investigación, el que deberá establecer lo que realmente ocurrió ayer a la mañana.

Desde la Uocra contaron a LA NACION que la asamblea se desarrollaba con normalidad hasta que un grupo de entre 20 y 30 personas irrumpió en la obra. "No fue un enfrentamiento, fue una agresión. Llegaron en una camioneta, tres autos y dos motos y quisieron copar la obra. Como nuestros delegados se opusieron, empezaron a los tiros", dijo un informante de la Uocra. Y responsabilizó del hecho a Grossi, que fue expulsado de la Uocra en 1988.

Según el vocero de la Uocra, Grossi tiene fluidos contactos tanto con el duhaldismo como con el kirchnerismo. "En 1988, Grossi fue expulsado de la Uocra de por vida, porque paralelamente a su actividad gremial tenía una empresa constructora. Reapareció hace cinco o seis años, cuando empezó a hacer trabajo social, y se vinculó con distintos sectores del peronismo", contó una fuente cercana a Gerardo Martínez, secretario general de la Uocra. Y añadió: "En 2007, Grossi fue precandidato a intendente por el Frente para la Victoria y cuando faltaban dos meses se cambió de bando y fue candidato en la lista de Roberto Lavagna. Pero tiene llegada a la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner".

Desde la Uocra también se acusó a gremialistas de Sitraic de provocar, en octubre de 2008, un enfrentamiento en la sede de la Uocra de Lomas de Zamora, que terminó con cuatro heridos de bala.

En diálogo con LA NACION, Grossi se defendió: "Si fuera verdad lo que dicen, tendría que estar preso. Es cierto que me echaron de la Uocra, pero fue porque me negué a hacer un paro. Hoy [por ayer] nosotros fuimos a hacer una inspección y llegó una patota armada a agredirnos. ¿Por qué? Porque no soportan que digamos que los sueldos de la construcción son los más bajos del país, aunque tengan plata. Pero la plata la usan para comprar a la policía".

Comentá la nota