Tironeos por la reforma política bonaerense

LA PLATA.- El tiempo se acaba, pero nadie da el primer paso para resolver la situación: atravesada por tensiones entre el gobierno nacional y el peronismo bonaerense, entre el Poder Ejecutivo provincial y el Legislativo, y hasta entre las dos cámaras que lo componen, la aprobación de la reforma política en la provincia de Buenos Aires se demora y hasta esta misma tarde no se sabrá si el Senado sesionará para tratar el proyecto.
La iniciativa, que básicamente replica la reforma sancionada a nivel nacional por impulso del gobierno de Cristina Kirchner, fue redactada por el vicepresidente de la Cámara alta bonaerense, Federico Scarabino, y aprobada por los senadores.

Pero en su paso por la Cámara de Diputados sufrió varias modificaciones, entre ellas una que le calza justo al pie al ex presidente Néstor Kirchner: la celebración simultánea de las elecciones primarias, que serán abiertas y obligatorias, en la Nación y en la provincia.

Varios senadores acusaron el impacto, entre ellos el propio Scarabino, de quien se dijo que estuvo a punto de renunciar a la vicepresidencia del cuerpo, aunque allegados a él lo negaron ayer por la tarde.

Producto de las modificaciones realizadas en Diputados, el texto de la controvertida reforma política deberá ser tratado en segunda revisión por la Cámara alta bonaerense.

Una fuente del bloque oficialista interpretó los cambios como un avance del kirchnerismo sobre la autonomía del gobierno de Daniel Scioli en la provincia.

Sin embargo, otras voces lo evaluaron como un ataque a la estructura del peronismo bonaerense, que se reservaba la posibilidad de recurrir a un desdoblamiento de los comicios para hacer valer su peso electoral -es decir, su poder-, a la hora de los comicios internos por cargos nacionales.

Pero no es ése el único motivo de conflicto. La sesión convocada para hoy estará en duda, probablemente, hasta último momento.

Esto es así porque el bloque oficialista ya le anunció al gobernador Scioli que no tratará ninguna iniciativa mientras no se resuelva la situación de Ariel Franetovich, ministro de Asuntos Agrarios de la provincia y senador electo.

Franetovich planeaba pedir licencia en la Legislatura y seguir en el Ejecutivo, pero una modificación del reglamento del Senado se lo impide. El presidente de la Cámara y vicegobernador de la provincia, Alberto Balestrini, se puso al frente de la decisión de no sesionar hoy si el ex intendente de Chivilcoy no toma una decisión.

En otras palabras, Balestrini le planteó un ultimátum al ministro, que deberá elegir entre seguir al frente de la cartera o asumir su banca en la Cámara alta provincial. Mientras no tome una decisión, el Senado se verá impedido de sesionar y discutir la reforma política.

Comentá la nota