Tironeos entre Cleto y la UCR

Tironeos entre Cleto y la UCR
La conducción del radicalismo busca quitarle al oficialismo la presidencia de la Cámara de Diputados y la presidencia provisional del Senado. Pero los cobistas se oponen y admiten que "la primera minoría sigue siendo el kirchnerismo".
La embestida encabezada por el radicalismo para arrebatarle la presidencia de la Cámara de Diputados al kirchnerismo y la flamante idea de buscar que, debajo de Julio Cobos, otro opositor tenga la presidencia provisional del Senado, dispararon diferencias hacia adentro y afuera del partido. En el entorno de Cobos aseguran que no comparten la idea de "alterar las mayorías" y que, pese a que piensan distinto, "la primera minoría sigue siendo el kirchnerismo". En el otro extremo, la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, ya rechazó esa iniciativa a través de su jefe de bancada en diputados, Adrián Pérez. Así como la posición de Carrió es determinante para que se concrete la jugada en Diputados, unos nueve senadores que responderán a Cobos también jugarán un rol clave para poder replicarla en la Cámara alta.

El vicepresidente jugó fuerte en Diputados para respaldar a Oscar Aguad como presidente del bloque y, sobre todo, para que su hombre de confianza, Daniel Katz, tenga un lugar en la mesa de conducción. En el Senado, si bien los números no le darían para colocar al presidente, Cobos tiene conformado un compacto grupo que funcionará como "sub-bloque", es decir que responderá a su mando, pero no sacará los pies del plato radical. Será una suerte de contrapeso para que no lo arrastren en la estrategia del senador Gerardo Morales, quien asumiría la presidencia de la bancada que Ernesto Sanz dejará para liderar el Comité Nacional.

La idea de Morales y Sanz de avanzar sobre la presidencia provisional podría ser el primer conflicto entre el vice y la conducción partidaria en el Senado. "Durante la Alianza, el PJ nos sacó las dos. Pero bueno, ahí se venía el peronismo y se sabía que venía la apretada de la provincia de Buenos Aires", recordó con amargura Juan Carlos Jaliff, uno de los hombres más cercanos al vicepresidente.

En el grupo cobista cuentan a la mendocina Laura Montero, al cordobés Ramón Mestre (hijo), al rionegrino Pablo Verani, al santiagueño Emilio Rached, a los catamarqueños Oscar Castillo y Blanca Monllau, los tres correntinos Eugenio "Nito" Artaza (electo por la lista del gobernador Ricardo Colombi), Josefina Meabe de Mathó y José María Roldán (electos en el Frente de Todos de Arturo Colombi). Incluso algunos también agregan a esa nómina al pampeano Juan Carlos Marino, uno de los hombres que podía pelearle a Morales la conducción del bloque, si se rompía la bancada de diputados. Como finalmente se logró una salida pacífica, Marino irá a una de las vicepresidencias.

En este marco, a fines de esta semana el cobismo tendrá una reunión para definir la estrategia de negociación de cara a la elección de las autoridades del Comité Nacional, el 4 de diciembre. "Esta semana se van a acelerar las conversaciones porque quedan quince días. Es necesario buscar el mayor equilibrio posible y no la imposición de grupos mayoritarios, nosotros buscamos la lógica de consensos y equilibrios", definió el intendente de Junín, el cobista Mario Meoni.

Entre los dirigentes que el vicepresidente quiere colocar en la mesa ejecutiva del Comité Nacional están el neuquino Horacio "Pechi" Quiroga, el porteño Jesús Rodríguez (del sector de la ex Coordinadora), el tucumano Luis Yanicelli, el cordobés Carlos Becerra y Verani, entre otros.

Comentá la nota