Tironeos en el PJ por el Congreso bonaerense

Por primera vez después de la derrota del 28 de junio, la rebelión peronista contra Néstor Kirchner llegó al interior mismo del PJ bonaerense. Aunque hasta ahora se tradujo sólo en gestos, en los últimos días intendentes y referentes del conurbano, sobre todo del Norte, empezaron a cuestionar la intromisión inconsulta del ex presidente en el Congreso partidario que se hará hoy en Tres de Febrero, en un inusual desafío a la conducción irrestricta del ex presidente.
Todo empezó cuando, desde Olivos, Kirchner pidió que el presidente del Congreso del PJ bonaerense sea el diputado José María Díaz Bancalari. Y anunció que iría a cerrar el encuentro. Una forma de dar una muestra de liderazgo y enviar un mensaje directo a Eduardo Duhalde, que había pedido "echarlo de la provincia".

Pero la rebelión, al final, vino desde adentro. Caciques del norte del Gran Buenos Aires sobreac- tuaron enojos porque no los habían "consultado", y amenazaron con no mandar congresales a la reunión. Otros pidieron que se pospusiera hasta marzo toda decisión sobre la conducción. Algunos, incluso, propusieron como presidente a Horacio González, jefe de la Cámara de Diputados provincial.

Ayer, en un almuerzo de intendentes, muchos hablaron de su malestar. Pero al final acordaron que no irán más allá del pataleo. Por ahora, dicen que sólo quieren hacer saber que son críticos y que se están reuniendo para "acordar posiciones comunes".

Todo en un contexto enrarecido, al que se le suman los cortocircuitos de Kirchner con el vicegobernador Alberto Balestrini, que ya no se ponen de acuerdo en la forma de conducir los destinos del partido. En las últimas semanas chocaron varias veces.

Ayer se acumularon tantas versiones cruzadas que la cúpula del PJ bonaerense decidió adelantar la reunión preparatoria del Congreso. Cuando caía la noche se reunieron Balestrini, Díaz Bancalari, el apoderado Jorge Landau y un referente por cada sección electoral. Acordaron el reparto de lugares. La presidencia será de Díaz Bancalari y la vicepresidencia la tendría González. Al cierre de esta edición punteaban los últimos nombres para dejar todo listo. No querían problemas antes de esperar del discutido cierre de Kirchner.

Comentá la nota