Tironeo político entre Amaya y los ediles por el presupuesto.

Tironeo político entre Amaya y los ediles por el presupuesto.
El Concejo sesionará hoy, pero no analizará aún el cálculo de gastos y recursos de 2009.
El que quiera hojear alguna de las 84 fojas, antes tendrá que pasarles un plumero para desempolvarlas. Como desde hace 165 días, el proyecto de presupuesto 2009 de la Municipalidad capitalina reposa en algún rincón de los despachos de los concejales en el edificio de San Martín y Monteagudo.

Con la de hoy serán cinco las oportunidades que los ediles dejaron pasar antes de evaluar en el recinto el cálculo de gastos y recursos para el año en curso, desde que el expediente ingresó por mesa de entradas (el 14 de octubre de 2008). A partir de las 9, los concejales concretarán la primera sesión ordinaria, en la que debatirán un orden del día compuesto por 48 iniciativas, todas referidas a colocación de reductores de velocidad, arreglos en plazas y plazoletas, pedidos de pavimentación y de construcción de cordón cuneta y donaciones de terrenos privados.

A pesar del tiempo transcurrido, nada hace presagiar que el proyecto de presupuesto enviado por el intendente Domingo Amaya sea analizado en el corto plazo. Los argumentos públicos, incluso, son los mismos que hace cinco meses. "No ha terminado el análisis de la comisión", se excusó, durante noviembre, el presidente de la Comisión de Hacienda, José Franco (PJ). Ayer, el justicialista recurrió a la misma respuesta para responder a la misma pregunta. "Está en estudio en la comisión; todavía no tiene dictamen", planteó.

Luego, el edil justificó la demora. "Da la casualidad que en la comisión están representadas tres bancadas", dijo, en alusión al oficialismo, a Fuerza Republicana (Claudio Viña) y al Partido Autónomo (José Costanzo). "El problema de la crisis es mundial. Estamos viendo cómo evoluciona esto; no nos vamos a apresurar. En 2008 lo aprobamos en junio, y después hubo variaciones por los aumentos de sueldos. Con el presupuesto del año pasado podemos trabajar bien hasta que veamos cuál es el escenario. También habrá que incluir el ingreso extraordinario por la coparticipación de la soja, que no fue presupuestado", ahondó Franco.

En voz baja

Pese a que no lo admiten en público, en voz baja los concejales afirman que se trata de una puja política con la Intendencia por las partidas que se asignaron en el presupuesto 2009, que contempla erogaciones por $ 476 millones. Y todas las versiones apuntan al monto fijado para los gastos discrecionales, que figuran en la partida de bienes y servicios no personales (012). En este ítem, la intendencia subió las cifras: de $ 19 millones en 2008, pretende elevar a $ 25 millones, lo que implica un aumento de $ 6 millones (un 31,5% más). En cambio, el monto fijado para el funcionamiento del Concejo Deliberante se mantiene en igual cifra que en 2008, $ 25,5 millones. Por tratarse de un año electoral, algunos ediles apostarían a engrosar las partidas propias.

Es tal la inactividad que presenta el expediente en la Comisión de Hacienda que los ediles opositores ya comenzaron a preocuparse. "Silenzio stampa", ironizó el republicano Viña. "Ni siquiera se menciona el tema. Estimo que obedecerá a alguna decisión política del Concejo o de la Intendencia, porque no hay ningún avance. Ya cuando vino, el presupuesto estaba desactualizado, por lo que creo que ese proyecto ya no sirve", añadió. Costanzo, en tanto, se mostró afligido por el calendario. "Al menos tendríamos que comenzar con el estudio. Empieza el cuarto mes del año", advirtió.

Comentá la nota