GM tiró 500 despidos pero los frenó luego de aceptar una frágil tregua

Después de "desayunar" a 500 trabajadores con telegramas de despido, y tras un día agitado de movilizaciones y negociaciones, General Motors comunicó su decisión de acatar la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la provincia y suspender las cesantías en la planta de Alvear.
Con este compromiso, el 3 de noviembre, cuando finalice el período de inactividad programado por la empresa para ajustar stock, todos los empleados deberían volver a sus puestos.

A pesar de esta decisión, los dirigentes del sindicato que agrupa a los mecánicos (Smata), advirtieron que se trata de una frágil tregua.

Los telegramas de despido a 500 operarios, el 20 por ciento del total de la plantilla de personal, fueron el pico de una escalada que se inició con los primeros alertas sindicales sobre la intención de la empresa de echar a 200 contratados y que continuó con el despido de un empleado de la línea de montaje. Este hecho disparó un conflicto y, aunque en el mismo intervino el Ministerio de Trabajo de la provincia dictando la conciliación obligatoria, la automotriz dispuso el jueves adelantar dos días el cierre temporario de la fábrica que ya había anticipado como fórmula para ajustar stocks frente a la caída de ventas en el mercado interno y de Brasil.

Ayer dobló la apuesta y despidió a 500 personas, duplicando incluso las previsiones que informalmente venía manejando Smata, que hacían referencia a 280 contratados. Si bien el sector automotriz está golpeado por la crisis internacional, la ofensiva de GM fue interpretada por el gremio como una represalia por el paro decidido el lunes pasado y como un modo de presión hacia el gobierno nacional para que frene las paritarias y devalúe. De hecho, los empresarios de distintos sectores vienen amenazando con despidos, y en más de un caso pasaron a los hechos.

Los de GM provocaron una marcha de los trabajadores al Ministerio de Trabajo y, posteriormente una reunión de urgencia de directivos de la empresa con el ministro de Trabajo, Carlos Rodríguez, en la sede local de la Gobernación.

Al término del encuentro, los ejecutivos comunicaron su decisión de acatar la conciliación obligatoria. A través de un parte de prensa, Rodríguez interpretó que "no hay despidos, todo se retrotrajo a la etapa anterior". Dijo que "seguramente el lunes" intentará reunirse "con empresa y sindicato" para "encontrar una mejor salida que esta".

Guardia. Si bien tras el acercamiento los trabajadores desistieron de la decisión original de tomar la planta, el coordinador de la comisión interna dijo que mantendrán una "guardia" en los ingresos a la terminal, ya que corría la información de que la compañía convocaría a empleados en la semana de inactividad con la intención de desalentar a otros a sumarse a las medidas de protesta.

"El 3 de noviembre entramos todos", culminó su alocución en un improvisado atril frente a la cartera laboral en Ovidio Lagos y San Lorenzo. Previamente, el secretario general de Smata Rosario, Marcelo Barros, calificó de "bestial" la decisión tomada por los despidos.

En el cónclave con los funcionarios de Trabajo, la empresa volvió a argumentar que el cierre de la producción del Vitara, la caída de la demanda en Brasil y el recambio tecnológico en la plataforma que le permitirá producir el nuevo modelo a partir de septiembre de 2009, orientaban sus decisiones.

Costos. Rodríguez se mostró sorprendido de que también incluyeran entre los argumentos los costos laborales. "Los costos laborales fueron pactados en su momento y si es por eso el hombre encargado de las finanzas no sabe lo que acuerda".

De todas formas, le pidió a la empresa "reflexión" en las decisiones. La empresa contestó que estudiará alternativas y que estaban dispuestos a negociar.

Por su parte, la viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, salió a pedirle a los trabajadores "calma y a sus familias, porque tiene derecho a percibir todo su salario los 500 trabajadores que aparentemente van a recibir el telegrama de despido".

Comentá la nota