Tímido rebote de los bonos a la espera de novedades

Subas moderadas y pocos negocios, pese a nuevas señales oficiales
Las cotizaciones de los títulos de la deuda pública argentina se recuperaron ayer, lo que puso límites a la tendencia a la baja que mostraban desde hace una semana, cuando los inversores parecieron percatarse de que el denominado "plan Boudou", para regularizar totalmente la situación financiera de la Argentina no mostraba avances.

El repunte no casualmente coincidió con renovadas versiones sobre una reactivación de las gestiones con los acreedores (ver aparte), que parecieron quedar confirmadas ayer, cuando el presidente del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, dijo a radio El Mundo que en la Cámara baja aguardan el ingreso de un proyecto para modificar la ley "cerrojo", que hoy impediría esa operación, aunque fue cauto al sostener que el tratamiento de estos cambios "dependerá de los tiempos que vaya marcando el Poder Ejecutivo".

La suba de precios fue moderada y sólo en contados casos se ubicó entre el 2,5 y el 3%, franja en la que se movieron el Par en dólares emitido bajo legislación extranjera (+2,96%), el Bogar 2018 y el Bocon PR13 (+2,5%), mientras que en el resto de las especies las mejoras apenas promediaron el 1 por ciento.

"Los bonos en divisas tuvieron subas promedio del 1%, mientras que los nominados en pesos mostraron subas mayores, pero con mayor dispersión", señaló Roberto Drimer, de la consultora financiera VatNet, al describir la jornada.

Se trata de avances que compensan sólo una ínfima parte de la baja que los títulos registraron en la semana previa, cuando los precios retrocedieron entre el 5 y el 8% entre los papeles más negociados. El clima parece revelar un mercado más cauteloso, y no alcanzó para impactar en la tasas de riesgo local, las que se mantuvieron estables en torno a los 710 puntos (medida en dólares) o 1370 (considerando tanto los bonos en pesos como los nominados en moneda extranjera).

Esa misma conclusión se obtiene cuando se observa que el monto operado con títulos en la víspera rondó los $ 600 millones (considerando los negocios cursados por el Mercado Abierto Electrónico y la Bolsa porteña), una cifra 2,5 veces inferior a la que se llegó a negociar hace dos o tres semanas, cuando el mercado aún creía que la reapertura del canje era "inminente".

No quedaría otro camino

La cautela es hija de los contratiempos que sufre el plan, pero cada vez son más los analistas que consideran que el Gobierno, llevado por la necesidad, no tendrá más remedio que avanza en esa dirección .

"El Gobierno perdió la sustentabilidad en el tiempo que otorgaba el abultado superávit primario para asegurar el pago de la deuda a un mayor plazo. Quizás advirtiendo que hoy es más fácil y menos traumático recuperar el acceso a los mercados que volver a conseguir los tres puntos porcentuales de superávit primario, que asegurarían en el tiempo el pago de los servicios de la deuda con independencia de los mercados", apuntó el economista Ramiro Castiñeira, de Econométrica, al señalar el cuadro de situación que determina el acercamiento oficial al mercado.

Comentá la nota