Tigre: otra vez cayó una avioneta, explotó y murieron los dos pilotos

Acababa de despegar del aeropuerto de San Fernando. El piloto evitó una zona de casas, un supermercado, la autopista y cayó a metros de una estación de servicio. Investigan si la nave tuvo una falla técnica o hubo un problema del piloto.
El reloj no había marcado todavía las 6.15. Con cielo despejado, la avioneta despegó del aeropuerto de San Fernando con sus tanques llenos y un plan de vuelo hasta Victoria, Entre Ríos. Pero a poco de la partida algo salió mal: la máquina cayó a metros de la Panamericana (ramal Tigre) y ruta 197. El piloto esquivó una zona de casas, un supermercado y una estación de servicio, además de la autopista para intentar aterrizar en un descampado, pero habría golpeado con un ala un poste de alumbrado, y cayó sobre dos camiones estacionados junto al supermercado. Explotó, y el piloto y su acompañante murieron en el acto. Todo podría haber sido una tragedia mayor si la avioneta impactaba en la estación de servicio.

Apenas dos semanas atrás, el 2 de diciembre, una avioneta similar que había partido también desde San Fernando cayó en un campo de Tigre (ver Antecedentes). Ayer, a metros del lugar del accidente estaba Andrea Pintos, empleada de la YPF que vende combustibles y GNC, que contó: "Lo primero que hice fue cerrar la llave de seguridad. Salimos corriendo para el lugar, pero estaba lleno de fuego. No nos tocó por muy poco, pero enganchó los postes de luz de atrás, y ahí hay un tanque de gas. Si llegaba a tocar eso, ninguno estaría acá". Los vecinos viven preocupados por la frecuencia de vuelos de San Fernando, donde hay 250 despegues diarios (ver Un aeropuerto...).

El jefe del cuartel de bomberos del Aeropuerto de San Fernando, Fernando Nievas, explicó a Clarín: "Estamos investigando qué pasó. Por el impacto, se rompieron las alas, se derramó combustible y se generó el incendio sobre los camiones y el avión. Dentro de la cabina encontramos dos cuerpos". En el Piper PA31T matrícula LVMYX viajaban el piloto, Werner Winkler, de 64 años, y su acompañante Javier Herrero, de 42.

Las pericias sobre el accidente están a cargo de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil de la Fuerza Aérea, y ayer circularon varias versiones. Una indicaba que se habría debido a una falla del motor, pero Nievas señaló que aún es muy prematuro para afirmarlo, y aclaró que el avión tenía dos motores, y que incluso si hubiera fallado uno, debería haber funcionado el otro. Otra versión apuntaba en una dirección distinta: "La hipótesis que se analiza es cómo estaba la salud del piloto", contó en estricto off un profesional del Taller Aeromecánica Enan, encargado del mantenimiento de la aeronave. Desde la Fuerza Aérea dijeron que el piloto "había pasado los exámenes psicofísicos".

"Se supone -explicó Nievas- que cuando se dio cuenta de que no tenía mas sustentación, el piloto buscó un lugar donde caer y causar menos daño. Si lo hacía en la estación de servicio era un desastre, había gente atendiendo, cargando combustible. Para Nievas, "una de las alas del avión debe haber pegado en algo (sería el poste de alumbrado) porque una hélice tenía marcas". Los conductores de los camiones se salvaron porque se habían bajado.

La avioneta pertenecía a la empresa Avia Center, que realiza vuelos charter y de instrucción. Pero fuentes consultadas por este diario indicaron que en este caso no se trataba de un vuelo de instrucción, sino que iba a Victoria a buscar pasajeros. El Director Nacional de Aeronavegabilidad Comodoro Hugo Gustavo Di Risio informó a Clarín que la habilitación anual del avión que conducía Wrinkler recién concluía el próximo 31 de diciembre. Y según datos que figuran en la página web de la Dirección Nacional de Aeronavegabilidad, el Taller Aeromecánica Enan estaba habilitado para operar en San Fernando con una prórroga otorgado por aquel organismo el 30 de noviembre de 2007.

En la Junta de Investigación de Accidentes no quisieron adelantar detalles. "En promedio, una investigación de este tipo se resuelve en un año", dijeron.

Comentá la nota