TIGRE / DANIEL ISLAS"Ya no soy el hermano de..."

El arquero, una de las figuras de Tigre, admitió que ahora no se lo reconoce sólo por ser familiar de Luis, de quien aún recibe consejos.
"Dani, te molesto dos minutos", le dicen varias veces. Pero no son nunca dos minutos. Por la parsimonia que muestra, parece que no le preocupa la definición de mañana. Tampoco la tan mentada incentivación, ni el probable triangular, ni los árbitros ni nada. Daniel Islas dedica el rato post práctica a hablar con los medios que inundan el Hindú Club. Se sienta, camina, se para sobre unas gradas para la foto y mira el flash. El hombre que lleva 77 partidos sin salir del arco de Tigre saca a relucir su paciencia y se toma todo el tiempo que le piden. Es la misma serenidad que lo consagró como inamovible en el arco del Matador.

-Cuando asumió Cagna, ¿pensaste que te ibas a consolidar en el arco o que el nuevo DT iba a traer a otro arquero?

-Pensé que podía venir gente de renombre. Pero desde un principio Diego nos dejó en claro que no iba a ser así, que no habría muchos cambios. Demostró ser una gran persona.

-Se la jugó, entonces.

-Sí. Cuando tuvimos la suerte de ascender, pudo haber traído jugadores nuevos, y sin embargo confió en nosotros. Por eso tratamos de agradecérselo en la cancha. Yo no soy de hablar mucho, pero trato de responder desde el arco.

-Con 77 partidos seguidos en el arco de Tigre, ¿ya te volviste un emblema del equipo?

-Puede ser. Uno trata de no salir nunca. Es un sueño terminar tres campeonatos y seguir atajando.

-¿Sos un referente?

-No, la verdad no. Acá hay un grupo en el cual, del más pibe al más grande, pueden opinar. Por eso nos llevamos tan bien.

-Todos llegaron a tener renombre.

-Es que cuando vas bien, te ven de otra forma. Está saliendo todo redondito.

-Antes eras el hermano de Luis, ¿y ahora?

-El fue muy importante para mí. Yo arranqué junto a Pablo, mi hermano mellizo, con quien hice las Inferiores en Argentinos. Y en Tigre, ya más grande, me tocó estar con Luis. Y cuando él se fue, ahí arranqué atajando yo... Hablamos siempre, me trata de ayudar, me aconseja permanentemente.

-Y ahora, cuando dicen Islas, ¿se piensa en vos?

-Quizás sí. Dejé de ser el hermano de Luis. Igual nunca me molestó que me conocieran por ser "el hermano de...". Al contrario, me llena de orgullo. Siempre jugué en la B, y con Tigre se me dio la chance de atajar en Primera.

-¿Qué cambió de aquel subcampeón al actual candidato al título?

-Se fueron varios monstruos... Galmarini, Román Martínez... Pero vale mucho el trabajo del técnico. Trajo tres o cuatro jugadores que también la están rompiendo.

-¿Cambiaron los objetivos iniciales?

-Sí. El fútbol está muy parejo. Nosotros arrancamos con la mentalidad de sumar puntos. Lo hicimos rápido, y ahora nos toca estar peleando el campeonato.

-¿Harán historia?

-Tenemos que laburar como siempre. Después, sabemos la responsabilidad que tenemos. Pero la presión la tienen todos.

-¿Creés que se puede dar un triangular?

-No pienso en eso. Tenemos un partido muy chivo mañana, después se verá. Lo único que espero es que podamos festejar. Es el sueño de todos...

Comentá la nota