TIGRE - BOCA / JUGADOR DE TODA LA CANCHA - "Soy capaz de jugar en cualquier puesto"

Facundo Roncaglia vuelve a jugar como central luego de probar en todas las posiciones del fondo. "Le meto mucha actitud", cuenta, como explicando el secreto que lo lleva de un área a otra y a ser el gran polifuncional.
Si algún día me necesitan de nueve, también me animo". Facundo Roncaglia. Olé, julio 07.

En esos tiempos, el pibe recién debutaba con Russo y contaba su historia como delantero en las Inferiores de Boca, hasta que un día apareció Oscar Regenhardt y lo mandó a la zaga central. Pasaron dos años y al pibe, que ahora ya tiene 21 años y unos cuantos partidos más en Primera, no se le caen los anillos y por eso mantiene esa ideología, esa predisposición para pararse en dónde el técnico decida ubicarlo. Y rendir, claro, porque no sólo es cuestión de ser uno entre los 11. El lo hizo como marcador central, como stopper, como lateral por derecha y, en los últimos dos partidos, como lateral pero por la izquierda, a pesar de ser diestro. Esta vez, ante Tigre, le toca volver a su lugar por la ausencia de Julio César Cáceres. Y por eso, quizás, advierte a futuro: "Soy capaz de jugar en cualquier puesto".

-Ante cualquier movimiento defensivo, te toca entrar...

-Es importante saber que soy la primera alternativa defensiva. A mí me gusta jugar. Por eso no tengo inconvenientes en ocupar la posición que me indique el técnico. La idea es serle útil al equipo.

-¿Tu juego no se resiente al variar de puesto?

-Más allá de que obviamente existen diferencias entre los distintos puestos de la defensa, yo no siento tanto los cambios porque no tengo problemas de perfiles. En cada uno de los puestos que me toca jugar intento hacerlo de la mejor manera. Le meto mucha actitud. Cuando entro a la cancha no pienso en cuidar la quinta. Si me toca pasar al ataque lo hago con convicción y si tengo que defender, tampoco me guardo nada.

-¿Cómo se maneja la cabeza ingresando en distintas posiciones?

-Depende de las circunstancias. Si tengo espacio, si estoy solo, trato de acomodarme a mi mejor perfil. Pero si no hay espacio, afortunadamente no tengo problema en hacer un pase o pegarle fuerte con la zurda.

Y lo demostró. Con una asistencia a Dátolo en el primer superclásico del año. Con un gol en el segundo, parado como lateral derecho pero entrando de nueve. Más recientemente ante Argentinos, cuando ingresó para reemplazar a Morel por la izquierda y fue partícipe de la jugada del golazo de Palacio, aquélla en la que hubo un taco de Román y otro de Palermo...

-Cuando vas al ataque te sale el delantero...

-Tal vez eso me ayude. Cada vez que paso al ataque lo hago con decisión, buscando lastimar a la defensa rival. Porque cuando defiendo sé lo complicado que resulta controlar a un defensor que ataca por sorpresa. Así, cuando me suelto, voy con la idea de terminar la jugada.

-Si te paran de volante, lo hacés.

-También. Si me ponen no tengo problema, je. Con tal de estar entre los 11 y jugar los 90 minutos, soy capaz de jugar en cualquier puesto.

-¿Y cómo te sentís?

-Es un momento muy lindo. Carlos me tiene en cuenta, me utiliza en distintos puestos y eso me da confianza.

Para Ischia, ante la desafortunada racha de lesiones, es fundamental contar con hombres polifuncionales. Así, Forlin, Fondacaro y Krupoviesa se le animaron al mediocampo (ver página 12) y, en el caso de Facundo, a pararse en toda la defensa. Si hasta ataja en los picados de los sábados...

Comentá la nota