Tigre y Argentinos quedaron a mano

Terminaron 1-1 en Victoria. Ortigoza marcó para los de la Paternal y Morel selló el empate. El equipo de Borghi perdió la chance de llegar a la punta. Los de Cagna sumaron el noveno partido consecutivo sin ganar y están últimos con Racing.
Argentinos dejó pasar una gran chance de llegar a la punta del torneo Apertura. Como visitante vencía a Tigre, pero se descuidó y terminó empatando 1-1. Sobre el final contó con las chances para quedarse con los tres puntos, pero no pudo convertir y quedó con 19 unidades.

Argentinos ejerció un claro dominio en el primer tiempo y, en la ráfaga inicial, acorraló a un pálido Tigre, que no tuvo presencia en el mediocampo ni solidez en defensa. A los dos minutos, Daniel Islas debió exigirse para evitar un gol de Gabriel Hauche en un mano a mano. Santiago Raymonda tomó el despeje del arquero y ensayó un remate de emboquillada que se perdió por encima del travesaño.

La apertura del marcador llegó temprano. A los 6, una falta indiscutible de José Manzur sobre Hauche originó un penal. Ortigoza lo ejecutó a la izquierda e Islas lo contuvo tras dar dos pasos adelante. A instancias del asistente, el árbitro Héctor Baldassi ordenó la repetición del remate: Ortigoza eligió el mismo palo, pero esta vez convirtió.

Argentinos estiró su dominio sostenido con el criterio de Ortigoza, el talento creativo de Raymonda y la movilidad de Hauche que, por momentos, resultó incontrolable para Carlos Fondacaro. El partido se equilibró después de la media hora de juego. Pero, si bien Tigre trasladó el juego al mediocampo, su juego confuso, impreciso, impidió la generación de acciones colectivas riesgosas para el equipo rival.

El segundo tiempo tuvo otro tenor. Tigre se afirmó en el mediocampo y, sin lucir, al menos exhibió una circulación de pelota más prolija. El repunte del elenco de Victoria se consolidó con el empate derivado de una buena definición de Morel, después de ser habilitado por Carlos Luna en el área, a los 9.

Pero el buen momento de Tigre duró poco. En los veinte minutos finales Argentinos recuperó la iniciativa, se volcó al ataque y transformó a Islas en figura. Sobre los 40, el equipo de La Paternal se perdió tres veces el gol en la misma jugada: primero Rodolfo Arruabarrena sacó en la línea un cabezazo de Matías Caruzzo; luego Ignacio Canutto estrelló la pelota en el poste derecho y finalmente Caruzzo se perdió el gol solo debajo del arco.

El empate tuvo sabor amargo para Argentinos, que no supo capitalizar sus mejores momentos del partido y perdió puntos claves en la lucha por la cumbre.

Comentá la nota