Tiger Woods restableció su alianza con el triunfo.

Luego de su larga inactividad por una operación en la rodilla izquierda, ganó en Orlando; no lograba un título desde el 16 de junio de 2008, en el US Open.
El Rey está nuevamente de pie. La "tigermanía" recupera su temperatura máxima: Tiger Woods se adjudicó el Arnold Palmer Invitational y, con el triunfo, volvió a festejar después de una larga inactividad de 8 meses por una operación en la rodilla izquierda.

Su último grito había sido el 16 de junio del año pasado, en el dramático desempate del US Open ante Rocco Mediate; ayer defendió con éxito el título en Bay Hill al totalizar 275 golpes (-5) y superar por uno a Sean O´Hair, que a 18 hoyos del final llevaba una ventaja de cinco golpes sobre el californiano.

El putt final, de unos cuatro metros y medio, ya forma parte de las postales de colección de Tiger. Debía embocarlo para lograr el birdie y asegurarse el título por sexta vez en su carrera, además de una recompensa de 1.080.000 dólares. Y el N° 1 no hizo más que revalidar su jerarquía con un último golpe sin concesiones, que enfiló derecho hacia el hoyo. Con un último recorrido de 67, la corona ya estaba en sus manos. Entonces, liberado de la presión, estalló alzando el puño derecho y abrazándose con su caddie más fiel, Steve Williams.

El público se mostró eufórico al presenciar en vivo la mejor versión del ídolo. " ¿Qué te dije el año pasado? ", le susurró Arnold Palmer, una gloria viviente de este deporte, que le había adelantado una nueva victoria en el torneo que lo tiene como anfitrión.

"Me siento genial por haber vuelto a la pelea, por experimentar de nuevo ese vértigo en los certámenes. Ha pasado un tiempo, es cierto, pero ¡qué bien se siente!", fueron las primeras expresiones de Tiger, el jugador que el golf extrañó en el segundo semestre de 2008.

Con paciencia, y beneficiado por el progresivo declive de O´Hair (que firmó 73), el N° 1 dio pequeños grandes pasos hacia la consagración. Acortó distancias con dos birdies en el 2 y el 3 y se frenó momentáneamente con un bogey en el 4. Bajó también en el 7 y en el 15, donde por primera vez igualó en lo más alto del leaderboard con un largo putt.

En el 16, O´Hair tuvo penalidad al caer en el agua y parecía que Tiger disponía de un panorama despejado, con un golpe de ventaja. Sin embargo, en el 17 cayó en la pared de un búnker y pagó con un bogey, situación que O´Hair aprovechó con par. A mano en el último hoyo, el californiano abrochó la faena con aquel putt histórico.

A Tiger le bastaron sólo tres torneos desde su regreso al circuito para recuperar su complicidad con el éxito. Reapareció el 25 de febrero en el Accenture Match Play, en el que perdió en la segunda rueda ante Tim Clark. Luego jugó el CA Championship, en el que finalizó 9°. Y la tercera fue la vencida: en el Arnold Palmer Invitational rubricó otro mojón de su incomparable carrera.

66 son los títulos de Tiger Woods, de 33 años, en el PGA Tour. Además, acumula 11 victorias internacionales. Este año suma US$ 1.317.500

Comentá la nota