¿Tierra por salud?

El Instituto para el Desarrollo Local y Regional brindó su opinión sobre el interés del Ejecutivo municipal de vender terrenos en Claromecó y Dunamar
Mediante un escrito firmado por la licenciada en Turismo, Irene Sentis, el Instituto para el Desarrollo Local y Regional de Tres Arroyos expresó su opinión sobre las gestiones del gobierno municipal para avanzar con la venta de lotes en Claromecó y Dunamar. Sentis es directora ejecutiva del Instituto.

En primer término, indica que "la posibilidad de la venta de terrenos en Claromecó y Dunamar propuesta por el Ejecutivo Municipal para, supuestamente, terminar la construcción del hospitalito consideramos merece cuanto menos un análisis detallado y desde distintos puntos de vista".

Observa que "desde el Consejo Asesor las posiciones fueron encontradas, lo cual nos lleva a pensar que aún dentro de ese ámbito de participación se observan ciertas incongruencias respecto del modo en que deben ser utilizados los recursos públicos. Lo mismo se observa en el activo reclamo realizado tanto por ambas asociaciones de fomento como por la AVIC. Veremos qué posición toma el Concejo Deliberante, que ahora pasaría a tener la posibilidad de decidir sobre este asunto".

En este contexto, señala que "existen una serie de situaciones reales y que no pueden dejar de ser analizadas:

• "Algunos de los terrenos que se pretenden vender debieran ser destinados, dada la reglamentación de uso del suelo vigente, a espacios verdes. Teniendo en cuenta las características de los turistas que actualmente visitan nuestra zona y las tendencias turísticas que se observan a nivel global (priorización de lo verde, lo no congestionado, etc.) y las necesidades de los propios residentes, y disponiendo de espacios ya destinados a ese uso en propiedad del Estado, no podemos darnos el lujo de venderlos para su uso privado. Lo mismo podemos cuestionar respecto de aquellos que se preveía fueran destinados a distintas organizaciones de la comunidad como es el caso de la Sociedad de Fomento de Dunamar con un potencial uso como espacios recreativos.

• "Nada garantiza que los montos recaudados a partir de la venta de estos lotes permitan la finalización de la obra del hospitalito. Es más, resulta cuestionable el inicio de una obra de estas características sin haber tenido definido a priori con qué fondos se realizaría.

• "A pesar de incrementarse considerablemente la cantidad de residentes en temporada alta, la población estable de la localidad difícilmente pueda sustentar una estructura (tanto edilicia como en términos de personal) como la del hospitalito. Esto no supone desconocer la necesidad de que los claromequenses y quienes visitan la localidad de disponer de un servicio de salud acorde; sólo cuestionamos el cómo. No necesariamente se debería haber encarado una obra de semejante magnitud sino utilizar el espacio físico existente de manera más eficiente".

En el cierre de la evaluación, expresa: "Lo anterior nos lleva a plantear, cuanto menos, que la venta de lotes no solucionaría la problemática y que, incluso, puede limitar el accionar de instituciones de la localidad tanto en la actualidad como en un futuro cercano".

Comentá la nota