Dan a Tierra del Fuego la promoción industrial que le niegan a La Rioja

La Cámara de Diputados dio media sanción a un proyecto de ley que reduce impuestos internos a las fábricas de artículos electrónicos con asiento en Tierra del Fuego. El proyecto pasó al Senado. Es lo mismo que está pidiendo La Rioja para sus fábricas radicadas, pero sin lograr respaldo del gobierno nacional.
La Cámara baja aprobó en general un proyecto del Ejecutivo que reduce impuestos internos para la producción de artículos electrónicos en Tierra del Fuego y aumenta el gravamen para aquellos que no se produzcan allí. Es una medida similar a la que reclama La Rioja para sostener a las empresas radicadas desde hace mas de 30 años en esta provincia. Sin embargo, el gobierno nacional no le está dando la misma atención a la iniciativa riojana.

El proyecto, que fue aprobado en general por 136 votos contra 61 y 18 abstenciones, contó con el respaldo del Frente para la Victoria, el radicalismo el Movimiento Popular Neuquino (MPN), Solidaridad e Igualdad (SI), en tanto que el PRO se opuso y la Coalición Cívica se abstuvo. El plenario contó con la presencia de la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, que respalda la iniciativa.

Al defender la norma, el titular de la comisión de Presupuesto, Gustavo Marconatto, afirmó que se trata de "un proyecto de sustitución de importaciones, fomento a la industria y conservación de puestos de trabajo para mejorar una situación que en la época de los ’90 nos trajo el quebranto de muchísimas empresas".

Según Marconatto, la iniciativa busca "sostener la zona de Tierra del Fuego, sus fábricas, trabajadores para darle la alternativa a la generación y fabricación de estos nuevos productos y equipararla con Manaos, Brasil, para promover la instalación de mayores fábricas en nuestro territorio".

"Acá no hay subsidios. No hay mal destino de fondos hay un beneficio impositivo que surge a partir de incluir artículos electrónicos que no estaban en la planilla de impuestos internos a una tasa del 17 por ciento y esa razón no es fiscal es salvar las asimetrías con los países del MERCOSUR", aclaró el diputado.

La iniciativa, que exceptúa a las notebooks, busca aumentar un 26% los impuestos internos de una serie de equipos electrónicos importados y de ensamble local en el "continente" y reduce del 21 al 7 por ciento el gravamen para los producidos en Tierra del Fuego.

Marconatto añadió que la norma "tiene que ver con la decisión del gobierno de homologar la nómina de bienes gravados por impuestos internos sobre posiciones arancelarias de nomenclatura común del MERCOSUR" y busca salvar "asimetrías con otros países de la región y abrir camino a la radicación de nuevas empresas".

En los fundamentos, la iniciativa "importa incorporar al objeto del gravamen determinados productos suntuarios, de forma tal que quienes más poseen, colaboren en mayor medida en la formación de reservas necesarias para enfrentar con mejores medios la crisis financiera internacional".

Desde el SI, Leonardo Gorbacz precisó que en este proyecto trabajaron diferentes sectores de Tierra del Fuego y afirmó que con esta ley "vamos a tener productos nacionales al mismo precio" que los importados, al poner de relieve la importancia de reducir la brecha tecnológica.

"No venimos a pedir privilegios para Tierra del Fuego sino el justo tratamiento para el desarrollo de un polo industrial siendo una zona de promoción industrial, económica y arancelaria que genera puestos de trabajo para la región", sostuvo semanas atrás la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, al defender la norma.

Comentá la nota